Los pnentes ofrecieron datos de los últimos 80 años. /E.A.
Publicidad

El Ayuntamiento de Sanchonuño acogió el pasado domingo una charla promovida por la Asociación para la Investigación del Agua y Medio Ambiente (ASIAMA) sobre ‘La problemática del río Cega y el cambio climático’, impartida por su presidente Juan Carlos Domingo Pinillos.

En la conferencia se puso de manifiesto cómo está afectando el cambio climático a la bajada continuada de las precipitaciones, y a su vez, a las aportaciones de los ríos de la parte sur de la cuenca del Duero,  haciendo especial hincapié en la subcuenca del río Cega y del río Adaja, que están pasando por un momento de gran sequía en el último año hidrológico.

También se aportaron gráficos y datos de la subcuenca del río Cega, donde se observa una bajada paulatina de las aportaciones del río en los últimos 80 años, pero que es más acusada en los últimos 15 años donde esta bajada de precipitaciones también en más acusada.

Juan Carlos Domingo comentó que de ríos importantes de la provincia, el Cega y el Pirón son los únicos que están sin regulación y sin ningún embalse en su recorrido, desde sus nacimientos en la Sierra de Guadarrama, hasta su desembocadura en el río Duero. También realizó una breve exposición sobre los condicionantes técnicos del embalse que se pretende realizar en la zona de Lastras de Cuéllar y Aguilafuente, y una comparativa entre ventajas e inconvenientes de los embalses en general, y de éste en particular según su punto de vista.

En toda la exposición realizada, subrayó dos aspectos fundamentales en cuanto a la problemática del río Cega: el primero hace mención a la necesidad de realizar gestiones sostenibles de los recursos hídricos de la zona que fomenten un desarrollo sostenible en la comarca, y el segundo sobre la necesidad de encontrar un equilibrio entre los aspectos medioambientales y los aspectos socioeconómicos que envuelven este tipo de actuaciones, ante situaciones que tienen que ver con el agua, el medio ambiente y el cambio climático.

Por último, subrayó que el cambio climático “es una realidad que todos tenemos que asumir en nuestras vidas y que hay que tener en cuenta en todas las actuaciones. Cada año llueve menos y de manera más errática y extrema, y cada vez los periodos de sequía son más prolongados, por lo que habrá que pensar en almacenar agua en los periodos lluvia para poder disponer de ella en los periodos de sequía”.