Entrar en su taller es como acceder a un museo por explorar. A pesar de la apariencia de desorden, entre las variopintas herramientas, multitud de tablas apiladas, virutas amontonadas y mullido serrín, se encuentran piezas apropiadas para ser expuestas en paredes o vitrinas.

Son obra de Mariano Lobo, perteneciente a una saga de carpinteros, conocidos con el apodo de ‘santeros’ por la dedicación profesional que tuvieron sus antepasados en Cabezuela.

La fabricación de santos no debió ser muy rentable, y por ello tuvieron que completarla con otras labores, como la construcción de carros, puertas, ventanas…. porque la carpintería es otra de las profesiones obligadas a adaptarse a los tiempos.

A pesar de ello Mariano Lobo siempre ha conservado su admiración por las piezas antiguas. Ahora, con la jubilación ganada tras años de trabajo, con más templanza y tiempo libre, lo dedica a recuperar piezas tradicionales. Peonzas, platos, copas, arcas, baquetas de percusión, juegos de bolos… son algunos de los elementos artesanales que sigue fabricando aprovechando su viejo taller y el material que aún le queda. Pero sobre todo recibe extraños encargos que sólo él se anima a elaborar. Es el caso de los palos para los bailes que realizan distintos grupos tradicionales de pueblos de Segovia y otras provincias.
Se ha convertido en el guardián de la madera con la que palotean los grupos folclóricos de Cabezuela, Veganzones, Castroserna de Abajo, o San Pedro de Gaíllos, entre otros.

Su herramienta fundamental es el torno. Le adquirió tras lograr convencer a su padre, Moisés, también carpintero, para comprarlo. Mariano había visto su utilidad mientras cumplía el servicio militar en la Base Mixta de Segovia, donde ejerció de tornero.

Hoy Mariano Lobo no sólo conserva piezas antiguas de madera, sino que gracias a su prodigiosa memoria también es el archivo inmaterial del pueblo, y recuerda toda la historia. “No soy muy listo, pero retengo mucho”, dice bromeando.

Con la puerta de su taller abierta, siempre está dispuesto a charlar amigablemente con quien se acerque a ella.

Ver más artículos

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA