Las alcaldesas y mayordomas del año pasado posan junto al estandarte de Santa Águeda. / E.A.
Publicidad

Por vigésimo noveno año consecutivo la festividad de Santa Águeda vuelve a celebrarse en el municipio de Navalmanzano el próximo viernes 7 de febrero, día en el que finaliza el novenario.

Sobre las 19.00 horas tendrá lugar la víspera con la imposición de monteras en el altar mayor de la iglesia, donde Noelia de Pablos y Concha Otero, alcaldesas del año pasado, cederán su legado y su montera a Fuencis Otero y Fuencis Muñoz, que serán las alcaldesas de este año. También es alcaldesa Paquita Muñoz, pero solo cuentan con dos monteras en la localidad. A continuación, todas las pertenecientes a la Asociación de Santa Águeda de Navalmanzano, creada este año y formada por 131 mujeres, disfrutarán de un refresco en el Mesón Miguel hasta las 21.00 horas.

La fiesta continuará el sábado con la reunión de las mujeres con los dulzaineros de Villacastín en la Plaza Mayor, para comenzar el pasacalles con el que realizarán la recogida de las mayordomas -Pilar Muñoz, Juli Blanco y Patricia Sanz-, de las alcaldesas y, por último, de la pregonera, Noemí Otero -diputada de Empleo, Promoción Provincial y Sostenibilidad y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Segovia- que es, además, sobrina de la alcaldesa Fuencis Otero. Para Fuencis “es muy emocionante que mi sobrina sea la pregonera de este año, que es muy importante para mí por tener el cargo de alcaldesa”, destaca.

Tras la recogida, se dirigirán al son de la música, al Ayuntamiento donde sobre las 12.00 horas, Pablo Torrego, alcalde de la localidad, hará entrega del bastón de mando a las alcaldesas de las aguederas. Acto seguido, tendrá lugar el pregón de Noemí Otero.

A las 12.30 horas se celebrará la misa solemne en honor a Santa Águeda, seguida de la tradicional procesión y la subasta de mangas, cuyo dinero recaudado sirve para financiar la festividad. Como es tradición, habrá rosquillas atadas con un lazo blanco a las andas, que serán bendecidas junto a una caja entera para su posterior reparto junto a un refresco entre todos aquellos que las acompañen.

Después, desde la calle Caño saldrá un autobús a las 15.00 horas hasta el restaurante ‘La Zamorana’ donde tendrá lugar la comida en hermandad con su posterior refresco y baile. La festividad pondrá su punto y final con una chocolatada a las 20.00 horas.