Presentación de la Campaña de Manos Unidas en Cuéllar.
Publicidad

Ha arrancado a nivel nacional pero en Cuéllar, la campaña de Manos Unidas, tiene un carácter especial. El párroco Fernando Mateo presentó el programa de este año, que llega cargado de contenido y con algunas novedades que pretenden impulsarlo aún más. El Centro Parroquial acogió a los numerosos voluntarios que desde ahora hasta marzo se implicarán en esta campaña.

Esta semana ya han comenzado las primeras actividades de sensibilización, con charlas, proyección de vídeos y coloquios en los grupos de catequesis, parroquias y colegios. El viernes 7 de febrero, a las 20.00 horas, contarán con el testimonio misionero de Sor Antonia Sánchez Martín, que contará su experiencia de más de 20 años en El Congo. Las colectas parroquiales de los días 15 y 16 de febrero irán destinadas al proyecto.

El día 29 de este recién comenzado mes se abrirá el Rastrillo Solidario, que esta edición cambia de ubicación a un lugar más céntrico, un local en la calle Chorretones. Estará abierto hasta 8 de marzo en horario de 17.00 a 20.00 horas, además de los jueves, sábados y domingos de 12.00 a 14.00 horas. Aquí mismo se podrán conseguir los tickets de la V Cena Benéfica, que tendrá lugar como cada año en el Restaurante Fonsi, el día 7 a las 21.30 horas.

Otro de los platos fuertes de cada año es el Festival Solidario, que este 2020 alcanza su IX edición. El sábado 14 a las 18.00 horas en el Polideportivo Santa Clara tendrán lugar las actuaciones de grupos locales y del arciprestazgo, además de gran sorteo de regalos habitual.  Se mantienen las rifas benéficas para el viaje a Galicia.

Como siempre, se dispone un número de cuenta (Bankia)  para realizar donativos con el concepto: Campaña contra el hambre 2020, en el ES33 2038 7663 92 30005 16033. La recaudación de 2019 alcanzó los 23.064 euros, y el grupo de voluntarios trabajará por superar esta buena cifra.

PROYECTO

Este 2020 el proyecto va destinado a Filipinas, concretamente  a un programa de prevención y preparación ante desastres naturales para población rural. Filipinas es uno de los países más expuestos a los efectos del cambio climático y a desastres naturales como tifones o terremotos. El proyecto se desarrollará en la isla de Leyte; en 2013 fue víctima del tifón Yolanda, y a día de hoy continúan recuperándose.  Los beneficiarios directos serán 1.850 personas de familias campesinas y el proyecto concreto pretende crear estructuras comunitarias operativas y funcionales para la agricultura sostenible, la mejora de ingresos, la salud comunitaria y la reducción del riesgo de desastres naturales. El lema de este año es ‘Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú’, para concienciar de que son los más desfavorecidos quienes lo hacen. Desde Cuéllar ya trabajan para paliar en la medida de lo posible los efectos de la pobreza y los desastres naturales.