Arcones prepara la ‘Fiesta de la Vaquilla’ para el fin de semana

La fiesta, que ha sido declarada Manifestación Tradicional de Interés Cultural Provincial, celebrará su gran día el próximo domingo 11 de febrero

Los Tripudos de Arcones
Los Tripudos de Arcones/ANA HERNANZ

El pueblo deArcones presenta un año más la celebración del Carnaval con su tradicional ‘Fiesta de la Vaquilla', un ritual pagano que se celebra los días previos al Miércoles de Ceniza y que el año pasado fue declarado Manifestación Tradicional de Interés Cultura Provincial, por la Diputación Provincial de Segovia.
Las principales actuaciones se desarrollarán durante el próximo fin de semana, 10 y 11 de febrero, comenzando con la presentación el sábado por la mañana, del libro ‘Ritual, tiempo y Memoria. El Carnaval de Arcones y otras de invierno', escrito por Esther Maganto, junto con el prestigioso antropólogo Luis Díaz de Viana.
Ya por la tarde, los vecinos ayudan a los Quintos a preparar su Fiesta. Se reparan los ‘Tripudos', visten las ‘Vaquillas' y se confeccionan trajes y flores de papel así como collares de agallones, recogidos los días anteriores por los niños del pueblo.
El domingo día 11, conocido como ‘domingo Gordo', será el día central del rito. Este año cuenta con una novedad, el encuentro de Vaquillas. En él se dan cita vaquillas y toras de otros pueblos de la provincia que también se esfuerzan por mantener viva esta herencia cultural. El acto será presentado por el historiador Guillermo Herrero, gran conocedor de los festivos de la provincia.
Los Quintos pueden, por fin, protagonizar esta ancestral fiesta en la que son presentados como adultos ante todos los vecinos del municipio.
Según explica Ana Hernanz, de la Asociación La Cachucha de Arcones, “el rito de la Fiesta de la Vaquilla se desarrolla, como ha sido siempre, en la Plaza de Arcones, a las Lorquianas ‘cinco en punto de la tarde'.Durante unos minutos los Quintos, portando sus engalanadas Vaquillas, los Tripudos (orondos personajes rellenos de paja) y los Remudaos, llenan de algarabía nuestra plaza. Las Vaquillas embisten a los Tripudos que, cayendo pesadamente al suelo, deben ser ayudados por los Remudaos y por el resto del acompañamiento para ponerse nuevamente en pie. De esta manera, vecinos y forasteros se integran sin pretenderlo en la fiesta, que da fin a su recorrido con la simbólica muerte de la vaquilla”.
Hernanz ha querido indicar también que esta fiesta es un ejemplo de la gran riqueza patrimonial y cultural que posee la provincia de Segovia y agradece “a todos los vecinos que se esfuerzan por cuidar sus tradiciones y trasmitirlas”.