El presupuesto municipal, de más de cinco millones, fue aprobado con los votos a favor de PSOE y del concejal no adscrito. / E. A.
El presupuesto municipal, de más de cinco millones, fue aprobado con los votos a favor de PSOE y del concejal no adscrito. / E. A.
Publicidad

El Ayuntamiento del Real Sitio logró aprobar ayer sus presupuestos, por un montante de 5.306.797 euros, gracias al voto del concejal no adscrito, Ricardo Hernanz.
Con los votos de los concejales socialistas y el de Hernanz ya habría sido suficiente para que fueran aprobados, sin embargo, también contaron con la abstención del PP, con quien el alcalde pactó previamente, y, finalmente, sólo votaron en contra el concejal de IU y los dos de UPyD-Centrados en San Ildefonso.

“El alcalde me llamó varias veces durante el día del pleno y me dijo que nos reuniéramos”, asegura el portavoz del PP en el Consistorio granjeño, Juan Carlos Gómez, quien reconoce no entender la llamada puesto que con el voto de Hernanz le era suficiente para aprobarlos dichos presupuestos.

El caso es que quedaron e intentó convencerle para lograr su “sí”. “Yo ya le dije que llevo años pidiendo que reforme el polideportivo. Me lo prometió hace dos años y sigue sin hacerlo”, pero en esta ocasión, el popular se ha dejó querer y cedió a la pretensión del alcalde (no votar a favor pero, al menos, no hacerlo en contra) a cambio de dicha mejora y de una bajada en el IBI. La primera contraprestación quedó por escrito y se invertirán en la infraestructura, cuya cubierta tiene goteras, 80.000 euros. La segunda promesa, fue tan sólo de palabra, aunque Gómez está esperanzado de que la cumpla y lo baje en octubre.
“Te ha vuelto a engañar”, le decía su compañero, el portavoz de IU, José Luis Duque.

Promesa firmada

“Pero no me va a engañar porque lo del polideportivo ha quedado por escrito. Ha recortado otras partidas y lo ha metido en el presupuesto”, desvela el concejal popular, que asegura que las partidas de donde se ha tomado se dinero, no eran vitales y sí que se podían recortar.

“Si mi voto hubiera sido necesario para aprobar el presupuesto”, reconoce Gómez, “le habría pedido más cosas”, aunque segundos después reconoce que sí que lo hizo pero no fue concedido.

“Si hubiera sido necesario, le podría haber achuchado más. De hecho, no entiendo por qué me insistió tanto porque no le hacía falta”, dice el portavoz, al tiempo que se corrige a sí mismo al asegurar que “sí, sí que lo sé. Aprobar los presupuestos gracias al voto de un concejal tránsfuga no queda muy bien”. Y de hecho, Juan Carlos Gómez se sintió agradecido “de que haya contado con nosotros”.

Sube la tasa de basuras

Por otro lado, el pleno aprobó ayer también la subida de las tasa de basuras un 6,75%. Algo a lo que sí que votó en contra el Partido Popular, aunque, reconoce que dicha subida “no es tanto. Al final estamos hablando de unos tres euros al año”. De los 47 euros y algo que se paga ahora, se pasará a poco más de 50 euros anuales.

“El problema no es esa tasa”, reconoce el concejal, sino que “van a subir todas y ya no es lo mismo. Un poco de las basuras, otro poco del agua y, poco a poco…”, lamenta Gómez que explica que, en La Granja, cuando se sube una tasa, se calcula el coste del servicio y, puntualiza, “nosotros tenemos un camión de basuras único en la provincia, que era totalmente innecesario y que valía tres veces más que cualquier otro camión. Fue el capricho de una concejala y se compró por una mala política”, asegura Gómez, que lo llama “el Ferrary de los camiones”, y asegura que costó 300.000 euros a las arcas municipales.
“Para mí lo fácil es subir impuestos. Así gobierna cualquiera”, asegura el popular, quien solucionaría el problema mirando primero los costes y previniendo.

Política más austera

Eso sí, Juan Carlos Gómez reconoce que el Ayuntamiento actual “no tiene nada que ver con lo que teníamos antes”. Y a modo de ejemplo, expuso el caso del año 2010, cuando el resto de Ayuntamientos de España tenían un déficit de entre el “nueve, el diez, el once por ciento… Y el Ayuntamiento de La Granja finalizó el ejercicio con un déficit del 76%. Con cinco millones de entrada y nueve de gasto”.

La ‘contención’ actual la achaca, principalmente, a la interventora, quien “le está apretando bien”. Algún concejal lo tachó incluso de ser un ‘Presupuesto Montoro’ porque “es un presupuesto muy técnico”.

El próximo pleno municipal, en teoría, debería celebrarse el último jueves de marzo, a las 20 horas.