El calor favoreció que se utilizaran algunas terrazas, como la de la imagen, ayer en El Espinar.
Publicidad

La provincia de Segovia ha experimentado en las dos últimas jornadas un alivio en el desconfinamiento al entrar en vigor la orden del Ministerio de Sanidad que permite algunas actividades previstas para la Fase 2, pero que son de aplicación en municipios de menos de 10.000 habitantes, y con una baja densidad de población.

El viernes ya se pudieron abrir algunos establecimientos hosteleros, tanto terrazas como en el interior con un aforo limitado. La llegada del sábado y el calor propiciaron que se abrieran más locales ayer sábado.

Sin embargo, la opinión más extendida entre los dueños de los establecimientos era que no se habían enterado hasta ayer o el viernes por la tarde, una vez que ha había entrado en vigor la orden. De este modo no se habían preparado para la apertura, dado que existen numerosas exigencias higiénicas para poder realizar esta actividad, según las órdenes publicadas el 9 y el 16 de mayo pasados.

“No nos habían informado de que este viernes ya íbamos a poder abrir”, explicaba ayer Carlos Hernando, cuando preparaba la apertura de su establecimiento. “Ni las gestorías ni la patronal de la hostelería nos habían indicado que se iba a adelantar la apertura para poder aprovechar en la medida de lo posible este fin de semana primaveral”.

Establecimientos como La Trébede, en el polígono de Valverde del Majano, abrió el viernes su terraza y anunció que mañana lunes comenzará con la recuperación de parte de la plantilla que tenía.

En Duruelo, el restaurante Los Arcos también anunció que abriría el mañana lunes, para lo cual ha preparado su terraza.

En El Espinar también fue ayer sábado cuando se generalizó la apertura de terrazas en varios puntos del municipio. Y en otras localidades como San Cristóbal de Segovia existían dudas sobre la posibilidad de apertura o no, dada la escasa difusión que hay del concepto de la densidad poblacional.

Cuatro pueblos deben esperar a mañana lunes

Cuatro localidades de la provincia deben esperar a mañana lunes para poner en marcha algunas actividades, como la apertura de terrazas y servicio de hostelería en el interior. Se trata de San Cristóbal de Segovia, La Lastrilla, Hontanares de Eresma y Palazuelos de Eresma. Aunque no superan los 10.000 habitantes sí tienen una densidad de población superior a los 100 habitantes por kilómetro cuadrado, límite que impone Sanidad en la Orden publicada en el BOE este viernes, fecha en que entró en vigor.