Una de las fotografías del proyecto ‘Iceberg Nations’ que se puede encontrar en la exposición
Una de las fotografías del proyecto ‘Iceberg Nations’ que se puede encontrar en la exposición. / Rubén Martín de Lucas
Publicidad

En la jornada de hoy, sábado 27 de octubre, se presenta en APgallery el nuevo proyecto de Rubén Martín de Lucas, ICEBERG NATIONS, para el cual el artista ha viajado hasta Groelandia junto al expedicionario Hilo Moreno y el joven realizador y director de fotografía, Fernando Martín Borlán. En esta ocasión, Martín de Lucas y su equipo han desarrollado y documentado, a través de vídeos y fotografías, una serie de acciones sobre el paisaje para cuestionar la validez y naturaleza del concepto nación. Este trabajo se enmarca dentro de la serie STUPID BORDERS.

“Ninguna nación existe de manera física, es decir, como un ente objetivo. Su naturaleza es líquida e intangible, se sostiene como construcción mental presente únicamente en el imaginario colectivo. Toda guerra, toda violencia de estado y toda forma de gobierno se apoyan en este concepto. Sin embargo, toda nación, al igual que un témpano de hielo flotando sobre el mar, está condenada a diluirse.”

La traducción visual de esta reflexión es una serie de “Estados Iceberg”. Los indlandis, o casquetes glaciales, a la deriva se convierten en isla-nación. Se trata de un campo de hielo de dimensiones ciclópeas, cuya edad puede oscilar, según el estrato, entre 0 y 100.000 años, y cuya masa crece en el centro y se desplaza hacia la periferia en forma de numerosos frentes glaciares. Son los témpanos procedentes de estos frentes los que el artista utiliza para construir una metáfora llena de ironía, al dotar de nacionalidad a una masa de hielo milenario justo cuando está a punto de morir.

En las acciones que forman parte del proyecto se ve a un hombre que aborda varios icebergs para plantar en ellos una bandera y constituirlos como nación. Mediante este sencillo gesto Rubén Martín de Lucas nos insta a cuestionar términos como país, nación o nacionalismo, evidenciando el carácter abstracto y temporal de unos conceptos que, aún careciendo de solidez objetiva, son fuentes de tensión continua.

ICEBERG NATIONS pertenece a STUPID BORDERS, un conjunto de proyectos donde se cuestionan los conceptos de nación y frontera, apuntando, como ya Martín de Lucas hacía en su serie “Repúblicas Mínimas” al carácter artificial de “estas entelequias y artificios sin los cuales el hombre es aún incapaz de vivir”. Los trabajos de Martín de Lucas están unidos por una línea que cuestiona la forma en que nos relacionamos con el territorio.