Añe es el pueblo con el nombre más corto en la provincia de Segovia pero, ¡ojo!, también es uno de los pueblos con el nombre más corto de España. Ea, Vic, Pol, Gor… son ejemplos de nombres cortos pertenecientes a las provincias de Vizcaya, Barcelona, Lugo o Granada, aun cuando los ejemplos que encontramos a lo largo de la geografía española son muchos más.

Desde un punto de vista histórico, este cortísimo nombre tiene su origen en su repoblador en la Edad Media cuyo nombre era Fannius y derivó en Fañe.
La localidad de Añe perteneció administrativamente al pueblo de Armuña pero se segregó en el año 1981. Desde un punto de vista económico, siempre ha vivido de la agricultura y, relacionado con ella, con los fetosines (una figura económica-administrativa típica en la provincia de Segovia. Una forma tradicional agrícola y de explotación comunal del terreno productivo muy habitual en localidades como Mozoncillo, Escalona del Prado, Bernuy de Porreros, Turégano… y Añe).
Por otro lado, no se debe olvidar la dependencia que esta localidad ha tenido y tiene del río Moros, que pasa por la Añe antes de desembocar en el río Eresma. Esta situación produce un paisaje único cargado de álamos negros, chopos y pinares, dando a la zona una importancia fundamental en la explotación de la madera. El paisaje vegetal, también formado por Sauces y Fresnos, quedó amenazado por el proyecto del embalse de Bernardos, que dejaría anegada la zona. De momento, este proyecto quedó aparcado.

El avance de los tiempos y la evolución y popularización del Camino de Santiago, también ha marcado a Añe. El paso del Camino de Madrid, correspondiente al Camino Francés, ha permitido dar a esta localidad de casi 90 vecinos censados y, unos 60 residiendo habitualmente, esperanza y futuro.

Patrimonio Entre los rincones más queridos del pueblo está la iglesia parroquial de San Juan Bautista, ubicada en la entrada al pueblo desde Segovia. El edificio es sencillo y fue construido en la época del gótico mudéjar. Entre los puntos más especiales del templo existe un “arco hornacina”, con forma apuntada propia del gótico, sobre el que se asienta una espadaña realizada en ladrillo al igual que el resto de la construcción. En este templo se realizó una importante reforma de estilo barroco y, desde entonces, muchos de los elementos que podemos ver actualmente, corresponden a esta época.

En la entrada al pueblo desde Yanguas de Eresma, se encuentra la ermita del Santo Cristo de los Afligidos, con planta rectangular, muros enfoscados, cubierta de madera y la puerta orientada hacia poniente. En el interior un púlpito y un retablo barroco con un Cristo en el centro. En el exterior de esta ermita se encuentra el cementerio.

Pero no debemos olvidar la importancia del entorno del municipio. El Soto o Fresneda de Añe, cuenta con una importante alameda en la que se unen árboles jóvenes con otros centenarios que acogen a una importante colonia de diversas especies animales, incluyendo la fauna acuática que recoge el río Moros a su paso por este espacio único. Las aves más destacables en este entorno son Patos, Buitres, Búhos Reales…

Fiestas Entre las diferentes fiestas que esta pequeña localidad segoviana celebra a lo largo del año, encontramos, el fin de semana más cercano al 3 de mayo, la fiesta de la Santa Cruz en honor al Cristo de los Afligidos. Estos días, Añe recibe de nuevo a los hijos del pueblo y a los hijos de estos para celebrar unas fechas fundamentales en la localidad en las que, en la ermita, se celebran misas, procesiones y comidas populares.

Otra de las fechas más esperadas es la de San Juan, la fiesta patronal que se celebra en junio aunque ha quedado reducida al sábado más cercano a la fecha del día 24 de ese mes. Por último, para poder disfrutar del periodo veraniego, momento en que la población de Añe puede multiplicarse por cuatro, desde hace tiempo, a finales del mes de julio se celebra la Fiesta de la Juventud en la que las verbenas y los juegos de diferente tipo, se acompañan de una gran paellada popular en la que pueden llegar a participar más de 350 personas y que ya está considerada como toda una tradición. Además, durante la segunda semana del mes de agosto, el Ayuntamiento de Añe con la colaboración de varios vecinos, organiza una Semana Cultural.

En este capítulo de fiestas incluyen los vecinos de Añe la matanza popular que, como es habitual, se celebra en los últimos días de enero o principios de febrero. En esta matanza participa todo el pueblo, los mayores enseñando la técnica y los trucos y, los más jóvenes, aprendiendo.

El camino de santiago El Camino que transcurre por la provincia de Segovia y pasa concretamente por Añe es el Camino de Madrid que, partiendo de la capital de España, se une al Camino Francés en Sahagún.

Por lo tanto, este camino, pasa por Tres Cantos, Colmenar Viejo, Navacerrada, Cercedilla y otras localidades de la Comunidad de Madrid y, en Segovia por Zamarramala, Valseca, Santa María la Real de Nieva o Coca, por poner algunos ejemplos de la provincia de Segovia, hasta alcanzar a la provincia de Valladolid porque este Camino transcurre, en la Comunidad de Castilla y León, por Segovia, Valladolid y León y, pasa por localidades como Añe donde se cuenta con un albergue completamente dotado y gestionado por su Ayuntamiento.

El Albergue se creó en las antiguas escuelas, que llevaban años cerradas. Aprovechando esta circunstancia, en el año 2004 se crearon las instalaciones en las que los peregrinos disponen de 20 camas en literas, con todas las comodidades, para realizar el Camino por devoción religiosa o por otras motivaciones más unidas al medio ambiente o al turismo de interior. Se calcula que unas 1000 personas realizan cada año esta ruta, tanto en bicicleta como andando, y ha sido este flujo de peregrinos el que permite que la zona tenga proyectos de crecimiento y desarrollo.

El camino completo, desde Madrid a Sahagún, se puede realizar en 11-13 etapas y, la más complicada es la que transcurre entre Cercedilla y Segovia (31 Km aproximadamente) pues atraviesa el la Sierra de Guadarrama por el Puerto de la Fuenfría (1700 metros de altitud).
Pese a su dificultad, esta etapa es especialmente bonita por los paisajes y porque algunos tramos se realizan sobre la calzada romana.

Añe hoy El alcalde de Añe desde 2007, Fernando Andrés Llorente (PP), recuerda que esta pequeña localidad tiene como forma de vida principal la agricultura, el ocio y las vacaciones, porque otro tipo de industria, no existe.

En invierno viviendo en Añe de forma permanente son unas 50 personas aunque censadas sean 86. Cuando llega el verano, las vacaciones de quienes pasan en este lugar su tiempo de descanso, la población se multiplica hasta por cuatro.

Entre las obras que el alcalde de Añe tiene previsto realizar a lo largo del año, se encuentra el bacheo de varias calles que están en peor estado y la mejora de las casas del Ayuntamiento. Fernando Andrés comenta que lo malo es el envejecimiento de la población de Añe, ya no hay niños y la mayor parte de la gente que vive allí es mayor.

Se da el caso de algunos vecinos jóvenes que viven en Añe y trabajan en Segovia pero “cuando tienen niños se van a Segovia a vivir”.
Entre las tradiciones de Añe se encuentra la procesión de La Carrera el día de Jueves Santo, en la Semana Santa. Consiste en que dos grupos de hombres cantan los versos de Lope de Vega, dándose la réplica los unos a los otros.

Dónde comer y dormir Añe solo cuenta con un bar en el que, por encargo, también ofrecen la posibilidad de comer, lo que es muy práctico pensando sobre todo, en los peregrinos que hacen noche en el albergue del Camino de Santiago.

A la hora de dormir, desde hace dos años, Añe se ha unido al mundo del turismo rural con una casa rural que permite disfrutar de una localidad tranquila y un paisaje único. La casa rural se llama “La Fresneda” y, Natalia, encargada de su gestión, nos ha indicado que cuenta con 4 dormitorios y capacidad para 7 personas.
Esta casa rural, además tiene un patio en el que hay un espacio dedicado a una estupenda barbacoa y, a una piscina que permite disfrutar del verano.

RECETA

En este caso, la encargada de ponernos al frente de los fogones es Carmen, una mujer nacida en Añe que ahora, por circunstancias personales como ayudar con el cuidado de sus nietos y, porque sus hijos viven en Segovia y la edad…., dejó, muy a su pesar, las calles en las que ha transcurrido toda su vida pero, considera que este pueblo es el mejor lugar del mundo para vivir “con su fresneda milenaria que no tiene ningún otro pueblo de la provincia”, dice Carmen para añadir: “Mi marido y yo hemos disfrutado aquí, como unos enanos, hemos participado en todo, en las matanzas populares….
Este año hemos hecho los chicharrones en la plaza…”

Carmen nos cuenta que en Añe no hay ningún plato que sea especial pero que tienen fama los bollos que se hacen desde siempre, los de manteca y los de yema y, precisamente de ellos nos ha contado su fácil modo de prepararlos porque “yo no quiero que estas tradiciones se pierdan”.
“Bollos duros o de yema”. Ingredientes: Un kilo y cien gramos de manteca de cerdo (de la más blanquita), una docena de yemas de huevo, 1 kg de azúcar y 2 kg de harina.

Modo de prepararlos: se unen poco a poco todos los ingredientes y se amasan muy bien. Se hace una bola con la masa y se deja un par de horas para que repose, tapada con un paño. Pasado este tiempo, se hacen unas bolitas con la mano y se marcan en el centro, presionando con el dedo, para que se haga un hoyito. Mientras se va siguiendo el proceso, se baten las claras de los huevos que se han utilizado, a “punto de nieve” y, con una brochita se van pintando cada uno de los bollos, para que luego el resultado sea más brillante y de color dorado y, se meten en el horno, a potencia normal, durante 15-20 minutos y, estarán preparados.

Carmen nos cuenta que estos bollos los hacían las abuelas con los ingredientes que tenían más a mano porque “eran inteligentísimas”. Ahora, se preparan en cualquier momento pero antes aprovechaban cuando contaban con ciertos ingredientes, como la manteca, y por ello era frecuente que las abuelas se pusieran a la labor en tiempo de matanzas, en diciembre, para la Navidad. Independientemente de ese momento, también era frecuente, hace unos años, que este tipo de dulce casero solo se preparara para las dos fiestas principales del pueblo: La Cruz de mayo y San Juan.

AÑE
EN POCAS PALABRAS

Distancias:
20 km a Segovia
Población:
86 habitantes censados
Alcalde:
Fernando Andrés Llorente (PP)
Patrimonio
— Iglesia de San Juan Bautista
— Ermita del Santo Cristo de los Afligidos
— Soto o Fresneda de Añe

Fiestas
— Santa Cruz, mayo
— San Juan Bautista, junio
— Fiesta de la Juventud, julio
— Matanza Popular, enero-febrero
— Semana Cultural, agosto

Tradición
-Procesión de La Carrera el día de Jueves Santo

Camino de Santiago
— Alvergue de peregrinos

Dónde dormir

-Casa rural La Fresneda con capacidad para 7 personas