LBO web
Publicidad

Tenían una corazonada; cuando terminó el plazo de votaciones del concurso de bandas del Viña Rock, la joven Banda Olivetti se quedó a las puertas, en un sospechoso segundo puesto tras ir liderando las votaciones todo el proceso. Pero algo les decía que serían ganadores y que podrían pisar un escenario del “Viña”, ese festival al que siempre han ido de público para disfrutar de sus grupos favoritos. La noticia la recibió Álvaro Zarzuela, el artífice de la inscripción -que actuó sin consultar a sus compañeros solo para ver qué ocurría-, y rápidamente se desató la euforia y la locura entre todos los compañeros.
La campaña de difusión que llevaron a cabo a través de todas las redes les ha servido, primero, para conseguir el objetivo, pero en segundo lugar, para comprobar cuánto les quiere su público. Cuéllar y alrededores se han volcado para que lo consiguieran, extendiéndose hasta desconocidos. En pocos días se colocaron en ese primer puesto y las esperanzas aumentaron, logrando más apoyo aún y haciendo que esto de tocar en el Viña Rock ya fuera “cosa de todos”. “La gente ha estado hasta el final”, comentan, y confiesan que hasta la última media hora, a pesar de haber bajado al segundo puesto, siguieron animando al voto. Francia, Dinamarca, Eslovenia y Chile son algunos de las procedencias de voto, lo que da pistas de la envergadura del concurso.

Las expectativas para mañana son muy buenas, y se nota en la ilusión y las ganas. Confiesan que tienen algo de miedo porque no son un grupo “con ensayos ordinarios, que se dedique solo a esto”, y ahora han visto que es real. Pero como esto es un sueño por cumplir, van a por todas y estrenarán tres temas nuevos sobre el escenario del Viña Rock. “Esto es un chute de energía que nos está haciendo ensayar de otra forma, lo necesitábamos”, aseguran. Su anterior concierto en Alcalá de Henares, del que no acabaron del todo contentos, les ha servido también para darse cuenta de que “es la realidad”, y que el trabajo tenía que intensificarse. Así que este pasado fin de semana han preparado un repertorio de 30 minutos con más de 12 horas de ensayo diarias. “En definitiva lo que queremos es disfrutarlo y hacer disfrutar”, resumen con una emoción y nervios palpables.

Y es que apenas llevan dos años y medio de vida y ya han cambiado muchas cosas, han evolucionado de una manera sorprendente. “Antes éramos una charanga que tenía un grupo por ahí, y ahora somos un grupo que tiene una charanga”, recuerdan, porque todo nació de su experiencia en ‘Noche y Día’, charanga de Cuéllar que sigue cosechando éxitos. Su calidad musical no es comparable a la de sus inicios, así como su actitud sobre el escenario. “Cuando empezamos, casi todos comenzábamos de cero con un instrumento, y ahora ya lo controlamos”, explican. Lo que sí reconocen es que los nervios se mantienen como en el primer concierto. “También conservamos lo que transmitimos en el primer concierto, buen rollo y que la gente se divierta con nosotros”, reconocen. Aseguran que gracias a todas las oportunidades que les han dado por la zona y en múltiples espacios, han podido crecer y motivarse. “Ves que la gente está creyendo en ti y sigues, ya no solo tocas versiones, creas tus propios temas”, indican. Este es uno de los cambios principales; ya no buscan qué tema versionar, ahora buscan qué canción sacar del repertorio para meter un tema propio. Todos participan en el proceso de creación y adelantan que lo nuevo que verá la luz en el Viña Rock “es de lo mejor que tenemos”. “Alcen la voz” es una de las canciones más exitosas, con más de 12.500 reproducciones en Youtube. No se imaginaban, ni hace dos años, ni hace un mes, que iban a tocar en Salamanca con una plaza a rebosar, ni a compartir cartel con Reincidentes o Porretas, ni mucho menos en el Viña Rock, pero bares de la zona les dieron la oportunidad con muy poca trayectoria y no pueden estar más agradecidos.

En el futuro más próximo está grabar, plasmar en un disco todo lo nuevo y aprovechar el tirón, pero primero tienen una cita memorable mañana. Estos once jóvenes tienen a todo Cuéllar, San Miguel del Arroyo, Íscar y Montemayor de Pililla expectantes, deseándoles lo mejor, porque queda demostrado que los éxitos de La Banda Olivetii son los de todos, y este sueño sobre el escenario es compartido.