El río Moro, seco, a la altura del puente en la localidad de Valdeprados. / EL ADELANTADO
Publicidad

Ecologistas en Acción de Segovia ha denunciado ante los agentes de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y los del Servicio Territorial de Medio Ambiente la desecación de más de tres kilómetros del río Moros, aguas abajo del embalse de Los Ángeles de San Rafael. En una nota de prensa explican que la interrupción del caudal ecológico del río en el embalse “ha provocado una importante mortandad de peces, cangrejos y náyades, así como la degradación de la vegetación de ribera en un tramo de más de tres kilómetros del río desde la salida del embalse hasta el comienzo del cañón fluvial de la Risca del río Moros y ha afectado a los términos municipales de Vegas de Matute y Valdeprados”.

La zona afectada, que forma parte de la Red Natura 2000 como Zona Especial de Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ‘Valles del Voltoya y del Zorita’, cuenta con importantes valores naturales y es el hábitat del náyade o almeja de agua dulce ‘Uniocfpictorum’, cuyas poblaciones se encuentran en recesión y que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha catalogado en Peligro Crítico de Extinción .

El embalse privado se encuentra situado en la urbanización de Los Ángeles de San Rafael, promovida por el desaparecido Jesús Gil, y sólo tiene autorización para uso recreativo, según afirma Ecologistas en Acción, con obligación de mantener el mismo caudal de agua de salida que de entrada para mantener la biodiversidad del río.

Ecologistas en Acción de Segovia realizó un  seguimiento de los caudales de entrada en el tramo de cola a la altura de la Estación de Aforos de la Confederación Hidrográfica del Duero y en la salida del embalse. Y comprobó que, a principio del pasado mes de julio, el caudal de entrada era muy superior al de salida, que era ínfimo, lo que provocó la desecación del tramo aguas abajo del embalse.

Días después de la presentación de la denuncia por esta asociación, los gestores del embalse dejaron salir más cantidad de agua, “pero claramente insuficiente para que el río se recuperase a esas alturas del estío”.

Ecologistas en Acción de Segovia ha sido informado por varios vecinos del municipio de Valdeprados, de que la desecación “ilegal” del río “ha sido habitual a lo largo de 2000 y hasta 2010, cuando la CHD determinó el caudal ecológico del embalse”.

Ecologistas en Acción de Segovia ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero y a la Junta de Castilla y León, que exijan a los gestores del embalse que cumplan con todos los condicionantes impuestos para su explotación, impidan la apropiación del caudal ecológico y exijan las responsabilidades en que hayan incurrido. También estudia la denuncia de los hechos a la Fiscalía de Segovia.