fiestas toros 2021 cuellar
La jota protagonizó un momento de la tarde en la Plaza Mayor de Cuéllar, donde reinó el buen ambiente. / C.N.

Cuéllar continúa viviendo días diferentes a cualquier agosto excepto al del año 2020, sus primeras fiestas suspendidas y que, al contrario que este año, no contaron con ninguna actividad ni celebración. Este 2021 y con la mejora de las vacunas, tanto el Ayuntamiento como los propios vecinos han celebrado de manera contenida un fin de semana de ‘no fiestas’.

Los pañuelos rojos sí se han desdoblado y anudado al cuello, al igual que numerosos trajes de peña; han sido sobre todo los más jóvenes los que han decidido que aunque las fiestas oficialmente estén suspendidas, la emoción de ‘los toros’ no puede caer en el olvido. Ataviados con camisetas y pañuelos, decenas de vecinos salieron a las calles de Cuéllar a reencontrarse con amigos, y llenaron las terrazas de los bares de la localidad.

Excepto momentos puntuales de la tarde en los que la juventud sí se concentró de manera indebida, la tranquilidad y la emoción contenida fueron las protagonistas. La Plaza Mayor, a la hora a la que hubiera comenzado el pregón de 2021, lucía tranquila y prácticamente vacía. Era la Plaza de la Cruz la que concentró a demasiados jóvenes, con imágenes poco recomendadas para la situación que se vive actualmente.

Sin embargo, en la Plaza Mayor fue minutos después cuando la dulzaina comenzó a sonar por parte de un espontáneo, y animó a bailar –de manera ordenada– una jota del ‘A por ellos’. En general el ambiente se caracterizó por esta alegría contenida que permitió a los cuellaranos disfrutar sin poner en riesgo su salud; terrazas llenas pero cumpliendo distancias fueron la tónica.

feten feten cuellar actucion musical
Actuación de Fetén Fetén en la Huerta de la Alegría. / C.N.

Por otro lado, la programación de ‘Cuéllar de otra manera’ permitió a otro tipo de público disfrutar de monólogos y los conciertos anunciados para el sábado. En el formato de ‘patios’, los monólogos de Coria Castillo y José Boto ocuparon el patio del colegio La Villa y la nave central de San Francisco, para que el público disfrutara simultáneamente sin juntarse. A las 23.30 horas comenzaban los dos conciertos de la noche: Fetén, Fetén y Mafalda. Tanto la Huerta de la Alegría como la explanada del Castillo fueron escenario de la música de sendos grupos, que hicieron las delicias de los asistentes.

La tarde del domingo contó también con mucha actividad para cerrar el fin de semana. Además del festejo taurino de la tarde, el espectáculo musical infantil ‘Momma’ abrió la tarde, y la magia amenizó la jornada de los más pequeños, que culminó con el V Festival de Magia de la Villa Encantada, retomando esa propuesta que la pandemia interrumpió y que este año ha vuelto en versión ‘petite edition’.

Por la noche, dos conciertos de gran nivel cerraron la programación cultural para estos días. En la huerta de la Alegría actuó Mr. Kilombo, que contó con público joven para disfrutar de temas como el famoso ‘Cabecita loca’ o ‘En plena calle’. Para otro público diferente se planificó la actuación de ‘Violin on the rock’. El violinista francés Thomas Potiron sorprendió al público con versiones de rock sobre su violín eléctrico, una apuesta innovadora que puso el broche de oro a este fin de semana.