Aldealengua de Santa María. / José Antonio Santos
Publicidad

Situado a 98 km de Segovia, a 10 km de Ayllón, por un lado, y a otros 10 km de Maderuelo, por otro, en el nordeste de la provincia de Segovia… se encuentra la localidad de Aldealengua de Santa María.

Este pequeño pueblo segoviano con 83 habitantes censados, aunque se da el caso de vecinos que residen allí sin estar censados, se encuentra junto a la cola del embalse de Linares. Este municipio, como otros, perdió población hace veinte años pero ahora, en los últimos diez años se mantiene. Han llegado dos nuevas familias con niños que están escolarizados en Ayllón, y una escritora y guionista que ha encontrado su refugio y reside en el edificio que un día fue la casa del cura y más tarde, la posada.

La economía de la localidad gira en torno al sector primario, contando con explotaciones de agricultura y ganadería de cierta importancia. Además, en Aldealengua de Santa María encontramos varias empresas dedicadas a la construcción y varios vecinos que residen en el pueblo pero trabajan en localidades cercanas como Aranda de Duero y Ayllón. También residen en la localidad varias personas jubiladas.

Aldealengua de Santa María llegó a formar parte de la Comunidad de Villa y Tierra de Maderuelo, que estuvo integrada en la provincia de Burgos en el comienzo del siglo XIX pero, al realizarse la actual división de provincias, en el año 1833, los pueblos que la integraban, quedaron en Segovia.

La Comunidad de Villa y Tierra de Maderuelo limitaba al norte con la Comunidad de Villa y Tierra de San Esteban de Gormaz, al este con la de Ayllón, al sur con las de Fresno de Cantespino y Sepúlveda y, al oeste con la de Montejo. El municipio de Aldealengua de Santa María, estaba formado por esta población, más la de Valdelperal, hoy desaparecida.

Aldealengua de Santa María ha sido conocida de diferentes maneras a lo largo de su historia: Aldea Lengua, Aldealengua de Maderuelo, por haber pertenecido a su Comunidad de Villa y Tierra, y Aldealengua de Santa María, al llegar el siglo XX.

Patrimonio

Como principal exponente de su patrimonio tenemos la iglesia parroquial de Aldealengua de Santa María, dedicada Nuestra Señora de la Asunción. La iglesia, está ubicada en la parte alta de la localidad y rodeada de un muro de cierta altura que pudo servir como protección para los vecinos en tiempos tan convulsos como remotos. De hecho, en la torre se observa una tronera o ballestera, construida en su torre para disparar en caso de ataque.

Construida originalmente en estilo románico, tras diversas restauraciones realizadas en el siglo XVIII, principalmente en la cabecera y el interior, dieron como resultado una importante alteración en su estilo inicial. En el exterior se observan restos de arcos y canecillos de la galería románica original del templo.

Lo más destacable de la iglesia es la puerta románica que da acceso al templo. Situada sobre un cuerpo saliente, cuenta con tres arquivoltas apoyadas en capiteles con decoración geométrica y vegetal. Todo el conjunto se asienta sobre columnas y, en sus capiteles encontramos escenas con arpías y leones. En su interior, el estilo del templo es barroco. Su retablo mayor fue realizado por Antonio Martínez y, junto a él, existen otros dos retablos laterales. A ello se suma un Cristo crucificado de estilo gótico que tiene un importante número de devotos en la localidad.

También en la iglesia se guardan varios objetos de orfebrería, como una cruz procesional realizada por plateros segovianos.

En el pueblo, se pueden ver varias muestras de arquitectura tradicional y, junto al embalse de Linares, parajes con bosques de ribera realmente excepcionales.

Fiestas

El calendario de fiestas que a lo largo del año comienza con la de Santa Águeda, en febrero, organizada por y para las mujeres. Esta fiesta tiene una gran tradición y participación.

Como localidad en la que su fuente de vida principal es la agricultura, la siguiente fiesta es San Isidro, en mayo, cuando se hace una comida a la que invita la Junta Agropecuaria, un día en el que se reúne todo el pueblo. Se llega así a los meses de verano. El último sábado de junio se celebra la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Al llegar agosto, cuando la población aumenta durante el periodo vacacional , llegan también las fiestas patronales de San Roque, San Roquillo y, Nuestra Señora de la Asunción (días 15, 16 y 17 de agosto) y, por si fuera poco, el día 18 de agosto, los vecinos de Aldealengua de Santa María, tienen la costumbre de bajar hasta el río para disfrutar de una comida. A ese día se le conoce como “día del perrillo” (de San Roque).

Durante la Fiesta Grande, en agosto, se realiza una exposición, cada año sobre un tema, que ha conseguido alcanzar una importancia evidente en toda la provincia. Manualidades, aperos de labranza o antiguas escuelas (esta exposición contó con la colaboración de Otones de Benjumea, donde se encuentra el Museo Etnográfico y su espacio dedicado a la última Escuela). Este año 2020, será sobre plantas y flores.

El día de la inauguración de esta exposición es el inicio practico de las fiestas. Acuden a la inauguración, miembros de la Diputación Provincial y alcaldes de otras localidades. Tras la inauguración, los niños del pueblo bailan jotas, que les ha enseñado la alcaldesa de Aldealengua y, más tarde, la alcaldesa y los niños, sacan a bailar a los políticos.

La alcaldesa Esperanza Martín, es maestra de profesión y, en Aldealengua de Santa María, durante los veranos, se dedica a enseñar a bailar jotas a los niños que vienen al pueblo a pasar sus vacaciones desde diferentes puntos de toda España porque, como ella misma dice: “Los niños, en cuanto les prestas atención, se vuelcan”. Además, nos encontramos ante un claro ejemplo de colaboración intermunicipal pues, los trajes de segovianos/as, se los prestan en Ayllón, cuando hacen actuaciones más especiales.

Personajes Ilustres

A lo largo y ancho de la geografía provincial, hemos encontrado desde productores de cine, actores, presentadores de televisión, pintores, políticos, empresarios…. pero hasta ahora no teníamos ningún jugador de futbol, ¡desde hoy, también!

Nos referimos a Javier Maté Berzal, quien en el mundo del deporte es conocido como Maté. Nació el Aldealengua de Santa María el 17 de octubre de 1957 y, profesionalmente ha destacado por ser jugador (portero) y entrenador de fútbol español.

El guardameta segoviano, debutó en la Primera División de España en el Real Madrid aunque la mayor parte de su vida deportiva transcurrió en el Real Club Celta de Vigo.

Hasta llegar al Real Madrid, Maté comenzó su carrera en la Gimnástica Arandina, de categoría regional y en 1975 ingresó en las categorías inferiores del R. Madrid. Hoy, ejerce como Coordinador General Deportivo en el Coruxo Fútbol Club de Vigo.

Otro de los personajes ilustres del pueblo y primo de la alcaldesa, Esperanza Martín, es Javier Martín Domínguez: Periodista, realizador y ejecutivo de televisión. Fue corresponsal para Radio Nacional y RTVE en Nueva York y Washington y, corresponsal para extremo oriente de La Vanguardia. Al final del pasado año, fue reelegido Presidente del Club Internacional de Prensa.

Aldealengua de Sta. María hoy

La alcaldesa de Aldealengua de Santa María desde 2011, nieta e hija de alcaldes del mismo pueblo, tiene previsto realizar diferentes obras en los próximos meses como la pavimentación de la calle Huertos, hacer una pista de pádel, una depuradora y, pensando en los más pequeños que durante las vacaciones abundan en el pueblo, una tirolina, añadiendo que “hay pensar en los pequeños porque son los que tiran de sus padres y quieren venir”. Sobre las redes de agua y los cambios de iluminación pública a Leds, la alcaldesa comenta que Aldealengua de Santa María es un pueblo alargado, dividido en dos partes separadas por unos 500 metros y en la zona de las viviendas más alejadas aún queda un poco por hacer.

Dónde dormir y comer

En Aldealengua de Santa María existió una posada de lujo que, desde hace un tiempo, es una vivienda particular. Actualmente existe una casa rural que permite disfrutar de la tranquilidad y belleza del entorno y, no podemos olvidar la cercanía de localidades como Maderuelo y Ayllón, que aportan infraestructura turística a la zona. El pueblo cuenta además con un bar de la Peña, regentado por María, en el que siempre se puede tomar algo. Además, en este pequeño establecimiento, los particulares pueden organizar comidas.

La receta

Unos días nos separan del comienzo del próximo Carnaval y cuando ya estamos preparando los disfraces, también podemos comenzar a preparar los platos más típicos del momento que, por cierto, no solo son las torrijas.

En este caso hemos seleccionado un plato típico de este momento que a muchos nos gusta poder disfrutar durante todo el año: El Bacalao al Ajo Arriero.

Para la realización de este plato, del que existen muchas variaciones, necesitamos:

Ingredientes para 6 personas: 1,25 kg de bacalao de buena calidad, 1 cebolla, laurel y 3 o 4 ajos. Para realizar la salsa: 200 gramos de aceite de oliva, 1 cucharada de pimentón, 4 dientes de ajo, un chorro de vinagre y sal.

Modo de Prepararlo: Pondremos en remojo el bacalao partido en trozos durante 24 horas. Al bacalao le cambiaremos el agua en varias ocasiones para que suelte mejor la sal.

Cuando esté desalado, se ponen los trozos en una cazuela con la piel hacia abajo, se cubren con agua templada y se añaden un par de hojas de laurel, 2 dientes de ajo cortados en rodajas, y la cebolla partida en trozos. Con la cazuela en el fuego se deja que el bacalao se cueza hasta quedar tierno. Cuando está cocido, se escurre el agua de cocer el bacalao y se pasan los trozos a la fuente en la que se quiera servir, reservando lo al calor.

Se pelan y parten el resto de los ajos. Se ponen al fuego en una sartén con el aceite y, antes de que los ajos cojan color, se baja el fuego o se retira la sartén y se añade el pimentón. Se mueve y ya fuera del fuego, se añade un chorro de vinagre. Se sigue moviendo, después se deja que repose para que se asiente el pimentón. A continuación se riegan los trozos de bacalao con la salsa y se sirve caliente.

Entre las variaciones que hay de este típico plato, en algunos lugares el bacalao no se cuece, lo ponen al horno para que se ablande, sin que llegue a dorarse y, después, se salsea de la misma manera.