Los tres integrantes de Café Quijano. /E.A.
Los tres integrantes de Café Quijano. /E.A.

‘Manhattan Tour’ es la gira que trae esta noche a los Café Quijano al Festival Noches Mágicas de La Granja. El grupo leonés se subirá al escenario de la Real Fábrica de Cristales de La Granja para presentar su último trabajo.

— ¿Traéis un trabajo nuevo a La Granja, pero es una vuelta a vuestros orígenes?
— Sí, por supuesto; presentaremos un nuevo trabajo, una especie de conmemoración de ‘La taberna del Buda’, que acaba de cumplir 20 años, y con este álbum queremos celebrar ese aniversario volviendo a los orígenes, sí, de nuestro sonido pop.

— Han pasado 20 años desde la publicación del mítico álbum ‘La taberna del Buda’, ¿cómo ha evolucionado la banda y sus conciertos en este tiempo?
— Hemos ido evolucionando sin darnos cuenta, simplemente, dejándonos llevar y acompañando al paso del tiempo. Somos conscientes de que el mundo, y lo que rodea al mundo de la música en concreto, ha cambiado y evolucionado muchísimo más que nosotros. Procuramos adaptarnos a nuestro tiempo sin perder la esencia de los tiempos pasados. En este momento, ofrecemos nuestro mejor concierto; y es lógico porque aplicamos al directo todo lo que hemos aprendido en estos veinticuatro años además del repertorio más completo que jamás hemos ofrecido.

— Lleváis media vida juntos y en la carretera, ¿cómo lleváis esta circunstancia? ¿Se agradece o se echa de menos una vida más sencilla o personal?
— Agradecemos a la vida que nos dé la oportunidad de seguir viviendo un sueño que empezó hace más de dos décadas. No echamos de menos nada porque tenemos una vida maravillosa, más sencilla de lo que la gente pueda imaginar y con tiempo y espacio suficiente para el ámbito personal. Y, la parte profesional nos apasiona por lo que no podemos quejarnos por nada, somos unos auténticos privilegiados.

— Sois los encargados de abrir el Festival de este año en la Real Fábrica de Cristales de La Granja, ¿es un plus de responsabilidad o es un estímulo?
— Nos parece genial, todo un honor. La responsabilidad no dejamos de ejercerla desde el momento en el que nos subimos al escenario y, precisamente, estar sobre el escenario es el mejor estímulo. Si además, lo hacemos en un lugar tan especial, felices.

— No es la primera vez que pisáis este escenario, ¿cómo es la relación con el público segoviano?
— Tenemos una relación extraordinaria. Nos encontramos con muchos amigos, con familia y con un público en un entorno maravilloso que nos trata siempre con mucho cariño. Nos vamos con ganas de volver.

— Los boleros se han convertido en otro de los pilares fundamentales de vuestro repertorio, acumulando reconocimientos en los Grammy o llegando a trabajar con el gran Armando Manzanero. ¿Cómo es esta parte de vuestra carrera en los conciertos?

— Efectivamente, los boleros han sido siempre uno de nuestros pilares; con ellos nos estrenamos en la música y, años después, cuando compusimos y grabamos los tres volúmenes de ‘Orígenes: el bolero’, no dejaron de darnos alegrías. Y, siguen dándonos muchos momentos de conexión especial con el público que tenemos en frente; dedicamos, cómo no, una parte de nuestro espectáculo a esos boleros que nos encanta tocar en directo.

— ¿Alguna sorpresa o algo a destacar de vuestro concierto en La Granja?
— Ninguna en concreto más allá que la que nos podemos llevar nosotros mismos, ya que cada concierto se compone de una parte bien ordenada y organizada y de una gran dosis de improvisación. Veremos que nos depara la noche en La Granja. Será un placer, seguro.