Cría de corzo. / EL ADELANTADO
Cría de corzo. / EL ADELANTADO

Agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León recogieron el pasado domingo, 9 de junio, una cría de corzo que fue trasladada por unos ciclistas que bajaban de la Sierra de Guadarrama en una mochila tras encontrarla casualmente para llevarla hasta la localidad Matabuena. Efectivos del Servicio Territorial de Medio Ambiente recogieron al pequeño animal y recomendaron que en este tipo de casos es mejor dejar al corcino donde lo hayan encontrado puesto que la madre se encuentra cerca y lo amamanta cada poco tiempo a pesar de que lo deja solo para evitar que los depredadores lo vean y lo huelan, ya que es recién nacido y aún no sabe correr.

Con el inicio de la temporada de nacimientos de corcinos en mayo, se produce cada vez con más frecuencia la recogida de ejemplares recién nacidos por parte de senderistas y visitantes que, confundidos por el comportamiento de la cría de esta especie, ocasionan todos los años un gran número de pérdidas en la nueva generación de corzos.

Según explican profesionales en la materia, la madre, de manera discreta, los vigila y controla acercándose a ellos lo imprescindible para amamantarles y limpiarles escrupulosamente, de manera que no emitan ningún tipo de olor. De hecho, cuando se toca un corcino y se impregna de un olor extraño, parte de su estrategia antipredatoria se desmorona, siendo fácilmente detectable por depredadores oportunistas como el zorro. Paradójicamente, este comportamiento de supervivencia ocasiona gran número de bajas en la población, al ser malinterpretado como una situación de abandono o de enfermedad.

El agente reintegra a la cría de corzo a la zona en la que fue hallada. / JCYL
El agente reintegra a la cría de corzo a la zona en la que fue hallada. / JCYL

Campaña ‘Si te lo llevas, morirá’

Ante esta situación, la Asociación del Corzo Español (ACE) lanza la campaña tiene el lema ‘Si te lo llevas, morirá’, y su objetivo, en el que inciden los agentes medioambientales, es informar a los usuarios de los espacios naturales de que los corcinos no se pueden recoger y también informar sobre la situación del animal, que no está abandonado. ACE explica qué hacer si se encuentra un corcino: no se debe recoger, no se debe tocar y no se debe permanecer en la zona porque la madre puede rehusar el olor y atraer a depredadores.