PHOTO 2021 07 24 11 27 47

La villa continúa con sus propuestas veraniegas y una de las más exitosas, sin descender en público cada año, es la que realiza el profesor emérito Juan Carlos Llorente. Conocedor del patrimonio cuellarano y sobre todo, gran transmisor de su historia, sus peculiaridades y su riqueza, Llorente es el encargado de dar a conocer cada sábado una parte de Cuéllar que este verano está pasando por la época barroca. 

El pasado sábado celebró su segunda sesión de ‘Con el patrimonio, puntualmente’, que se centró en la iglesia de San Esteban, una joya de las muchas que posee Cuéllar, de la que cada vez se puede disfrutar de una parte de todo lo que ofrece. En esta ocasión se volvió a completar el aforo de asistentes permitido para la actividad y dispuesto en 25 personas; para disfrutar de la siguiente sesión es necesario reservar plaza en la Oficina de Turismo, pues el orden de inscripción determinará el acceso. 

Juan Carlos Llorente recibió a su público, alumnos por algo más de una hora en sus detalladas explicaciones. San Esteban es un templo lleno de riqueza patrimonial, pero esta vez, Llorente enfocó esta clase magistral en el altar mayor, documentado de 1772-73, obra del embalsamador y entallador García Sánchez de Peñafiel. El retablo mayor es Su retablo mayor, de estilo neoclásico con ornamentación rococó, contiene en su hornacina central superior la imagen de San Esteban, y a ambos lados las de San Lorenzo y San Geroncio. El resto de la visita no dejó de lado las curiosidades artísticas y patrimoniales de los otros retablos, como el de Santa Lucía, o los retablos renacentistas de la Virgen Digna y el Descendimiento.

 Por supuesto y a pesar de que el barroco centra las jornadas de patrimonio de este año, el profesor hizo parada obligatoria en aquello que capta la atención del visitante nada más entrar en este templo: los sepulcros. En el presbiterio se levantan cuatro sepulcros ojivales del siglo XV, adornados con arabescos mudéjares, y uno de ellos pertenece a Isabel de Zuazo. No pudo faltar la referencia al contenido del sepulcro de Zuazo: las bulas de indulgencia. El conjunto de los documentos encontrados  lo forman un total de 47 bulas, fragmentos y un libro de Horas. 

La próxima visita tendrá lugar el sábado y se centrará en los altares barrocos de la Capilla del Hospital de La Magdalena, además de la capilla del antiguo colegio de Niñas Huérfanas. A pesar del aforo, las medidas de seguridad están primando en estas actividades organizadas por la Concejalía de Cultura y Turismo. De hecho, en estas jornadas, el público permanece sentado atento a las explicaciones del profesor para evitar aglomeraciones, y recibe material  fotográfico de apoyo para seguir la visita.