Grupos de actores, en uno de sus viajes, en esta ocasión a Londres. /E.A.

El Grupo Teatral ‘Taller Cultural de Fuentepelayo’ siempre se ha mostrado orgulloso de ser el colectivo escénico aficionado con mayor antigüedad de nuestra comunidad. Más de cuarenta años ininterrumpidos han jalonado su trayectoria. Y ha sido posible gracias al intenso trabajo en forma de actuaciones de sus componentes, y a las ayudas económicas del Ayuntamiento de Fuentepelayo, Fundación Caja Cega y Cajaviva.

Cuando en estas fechas llegan las convocatorias tradicionales para participar en los ciclos: ‘Aquí Teatro’ y ‘Actuamos’ que promueve la Diputación y en los cuales el Grupo Teatral aludido era de los más solicitados, es cuando los miembros del grupo se dan cuenta que esta bonita historia ya ha acabado para ellos. Distintas razones, derivadas principalmente por el cese de su director y la imposibilidad de asegurar el futuro inmediato con otros liderazgos, han llevado a este grupo a tomar la decisión de echar el telón definitivo a su dinámica durante cuarenta años consecutivos de incesante labor. Les queda la satisfacción de haber sido una opción meditada en profundidad, consensuada y sin ningún tipo de reproche por parte de nadie. Se pone el punto final sin traumas y con la absoluta seguridad del mantenimiento de las excelentes relaciones interpersonales que siempre han caracterizado a este colectivo.

Decía Antonio Gala: “El teatro es un álbum de recuerdos”. Pues bien, de este grupo teatral conviene evocar que durante los más de ocho lustros de existencia han escenificado cuarenta y una obras y lo han hecho sobre los escenarios (por llamarlos de alguna manera en muchos casos) de 173 localidades de nuestra provincia. Es raro que el elenco teatral de Fuentepelayo no haya visitado algún lugar de nuestra geografía en su dilatada historia para tratar de hacer felices a sus gentes tal y como explicitaba Alfonso Paso: “En el teatro se vive para sí y para los demás”.

En este tiempo han llevado a cabo 931 actuaciones, cifra que para sí quisieran haber hecho suyas agrupaciones profesionales del panorama nacional.

Además de la faceta artística, una de las connotaciones de este Grupo Teatral ha sido la importancia social que han dado a su quehacer. Puede parecer increíble hacer saber que durante estos cuarenta años han pertenecido al colectivo la friolera de 156 actores y actrices, la inmensa mayoría vecinos/as de Fuentepelayo. También han acogido encantados a miembros de localidades próximas a la villa como Navalmanzano, Aldea Real y Aguilafuente.

El estilo más destacado que han exhibido ha sido la comedia y el vodevil, aunque en sus orígenes derivaron sus preferencias hacia el teatro de García Lorca. No hay que olvidar que este grupo siempre fue solidario cuando se les requirió y se contó con él para paliar catástrofes naturales, para ayudar a colectivos de personas con discapacidad y residencias de mayores.

En su faceta viajera, los integrantes del grupo han visitado 35 capitales españolas y 23 grandes ciudades europeas. Nada mejor que la frase: “Nunca se rinde quien está sostenido por el amor y la honradez”, de ‘La zapatera prodigiosa’, para definir la historia vivida por este Grbupo Teatral de Fuentepelayo.