Javier Figueredo, alcalde de El Espinar, y Javier Hernando, concejal, visitan la barreras instaladas. /E.A.

El Ayuntamiento de El Espinar tuvo conocimiento el pasado mes de marzo de la intención del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) de vallar todo el perímetro de las vías del tren que cruzan y dividen en dos el núcleo de La Estación. La instalación de este vallado suponía el cierre del actual paso para peatones que los vecinos utilizan para cruzar de un lado al otro.

El Consistorio espinariego mantuvo varias reuniones con los responsables de Adif para encontrar una solución que beneficiara a todas las partes, en las que se acordó que por el momento no se tomaría ninguna medida, según informó el alcalde de la localidad, Javier Figueredo. Sin embargo, y para sorpresa de todos, el pasado miércoles día 4 de mayo el organismo público procedió a la instalación de dos barreras y cartelería prohibiendo cruzar las vías.

“Se han mantenido dos reuniones con fecha 30 de marzo y 27 de abril, con los responsables de esta empresa, Pedro Soto Ceballos, subdirector de Operaciones RC Centro; Roberto Muela Gutiérrez, subdirector de pasos a nivel y Gerardo Villaverde, jefe de área de infraestructuras ferroviarias”, explica el Ayuntamiento en un comunicado.

En la primera reunión, los responsables municipales exigieron a los responsables de ADIF que se mantuviera habilitado el paso peatonal que consideran técnicamente “paso viciado” y, en la segunda, se planteó la alternativa de construir un paso subterráneo para peatones y la modificación del lugar donde actualmente se encuentra el paso a nivel para vehículos.

“Concretamente, Gerardo Villaverde, jefe de área de infraestructuras ferroviarias, se comprometió, como responsable de ADIF, a no cerrar el paso viciado peatonal actual en la estación de ferrocarril, hasta que el paso subterráneo estuviera construido, marcando como plazo mínimo dos años para que dicho paso estuviera construido, plazo razonable, ya que este tipo de actuaciones conllevan un proceso de redacción del proyecto, licitación y adjudicación”, exponen desde el Ayuntamiento.

Desde que en el Consistorio tuvieron conocimiento de la instalación de las barreras trabajan en una reunión con los responsables de Adif en busca de “una explicación sobre la diferencia de criterio entre lo tratado en las reuniones y la actuación llevada a cabo”.

“Nos gustaría recordar a todos los vecinos que ADIF es una entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno de España, la cual es la responsable de las actuaciones y las decisiones llevadas a cabo por dicha empresa. Asimismo, este Ayuntamiento ha estado al lado de los vecinos, velando por sus intereses, desde el primer momento en el que tuvo constancia de que se iban a producir cambios en la estación de tren del núcleo de La Estacion, que pudiera afectar al bienestar y la movilidad de sus vecinos”, concluye el comunicado emitido por el Ayuntamiento y que también ha sido enviado a Adif.

Esta prohibición de paso obliga a los vecinos de La Estación a recorrer una distancia 1,5 kilómetros para llegar de un lado a otro del núcleo y realizar tareas cotidianas como ir a la panadería o a la escuela. Cabe recordar que este paso lleva abierto desde la llegada del tren y la expansión del núcleo a un lado y al otro de la vías sin lamentar graves incidentes.