Actividad literaria con cuentos en familia

La biblioteca de la Fundación Caja Cega inicia la celebración de su 35 aniversario

2

Este año, la Biblioteca pública que la Fundación Caja Cega tiene en Fuentepelayo en colaboración con Cajaviva y el ayuntamiento de la villa se prepara para conmemorar su trigésimo quinto aniversario de su creación. El patronato de dicha institución, en colaboración con los miembros de la junta directiva del centro lector y de su propia bibliotecaria están diseñando una ambiciosa programación de actividades para celebrar por todo lo alto esta importante efemérides en torno a la población de la comarca en general y de los más pequeños del lugar en particular.

Como preámbulo a este año de actividades, en la biblioteca se congregaron una treintena de niños y niñas de edades tempranas para que fueran testigos del modo de proceder de sus propios progenitores en torno a las habilidades que exhibían en la difícil tarea de narrar cuentos poco conocidos.

La misión a primera vista no parecía sencilla, pero el compromiso previamente adquirido por los padres y madres más valientes sirvió de acicate para hacer una ocasional puesta en escena en torno a espacios comunicativos inusuales para sus artífices.

Con su bebé casi recién nacido a cuestas, abrió la jornada Marta García con el cuento: “¡A dormir, monstruos!”. Un texto con todos los alicientes y protagonistas de historias fantásticas que hizo las delicias del auditorio por la impronta escenográfica de la contadora. En segundo lugar los peques disfrutaron del cuento: “Un lobo así de grande”. Aunque el ponente e improvisado actor, José Luis Orduña siguió con la estructura literaria ofrecida con anterioridad, su particular metodología encandiló a los más pequeños.

También hubo espacio en esta tertulia literaria para los cuentos un poco alejados del formato tradicional en los que el objetivo primordial es la trasmisión de valores. Ese fue el caso de Miguel Ángel Tejedor con la obra: “Las semillas negras”. Con este cuento se explicitaron aspectos de la cultura y el paisaje oriental, además de servir de plataforma para hacer hincapié en la solidaridad y el trabajo cooperativo. Cerró este primer día en torno al cuento familiar la propia bibliotecaria. Nati Navares preparó para los escolares un trabajo en torno al cuento titulado: “Una rica merienda”. Con esta exposición oral se hizo un canto a la educación para la salud. Se mezclaron en esta historia situaciones ficticias con la propia realidad a través de rimas literarias que entusiasmaron a los escolares y a sus propios familiares.

Y cuando todos los asistentes ya daban por finalizado este acto, surgió la aportación inesperada de tres niñas de los primeros cursos de educación primaria del centro de la localidad. Patri, Gabi y Lorena sorprendieron a todos contando el cuento: “Pato va en bici”. Con un gran desparpajo interpretativo y con un dominio de la dramatización poco habitual en esas edades, las tres lectoras se granjearon la simpatía y la admiración de todos por su espontaneidad y afán de agrado.

Esta llamativa iniciativa puesta en marcha ha servido de preámbulo a la próxima inauguración de la XII Campaña de Animación a la Lectura que coordina la Diputación Provincial de Segovia a través del Centro Coordinador de Bibliotecas en la que ya tiene comprometida su participación la Biblioteca de la Fundación Caja Cega de Fuentepelayo.