Encierro de Cantalejo, en tramo urbano este martes. / F.D.
Encierro de Cantalejo, en tramo urbano este martes. / F.D.

El tercer y último encierro taurino campestre de las fiestas de Cantalejo, que tuvo lugar este martes, dejó un caballista herido y la cogida de un joven corredor, aunque con leves consecuencias. En todo caso, sólo entraron tres de los cuatro astados que iniciaron el encierro. La entrada de los tres novillos se hizo de forma individual, lo que alargó en exceso el festejo.

El primer incidente ocurrió a la salida de los corrales, donde uno de los novillos embistió a un caballo, derribando al caballista, aunque no sufrió cornadas, pero sí algún pisotón de los animales que pasaron a continuación. La Cruz Roja recogió al jinete y los trasladó a la enfermería de la plaza de toros, donde fue asistido, antes de enviarlo a al hospital para una comprobación más exhaustiva. Seguidamente, en el encierro urbano, el primer novillo que entró en el recorrido golpeó a un joven que cayó al suelo sin sufrir cornada.

El resto del recorrido se hizo de forma lenta porque los dos astados que entraron tuvieron que ser conducidos poco a poco por los jóvenes. El cuarto animal tuvo que ser atado en el campo para llevarlo en un cajón hasta los corrales de la plaza de toros.

Se cierra así un ciclo de encierros campestres que han transcurrido con un resultado mediocre en cuanto a la conducción de los novillos, dado que el primer día sólo entraron dos animales bravos, uno el segundo, y tres y de forma aislada en la tercera jornada.

También ayer martes se vivieron algunos momentos más lucidos gracias a los recortes que exhibieron algunos aficionados al término de los encierros.

Las fiestas en honor a la Virgen de la Asunción y San Roque continúan el miércoles y jueves, en que se darán por finalizadas.

Ver más artículos

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA