La Real Fábrica de Cristales se va adaptando a las nueva realidad. /KAMARERO
Publicidad

Coincidiendo con el día de San Fernando, fecha señalada en el calendario de la localidad, la Real Fábrica de Cristales reabre hoy sus puertas con la intención de seguir ofreciendo a los visitantes el legado de su historia y el buen hacer de sus artesanos. A lo largo del confinamiento, las puertas de la fábrica se abrieron virtualmente a través de la campaña #CulturaADomicilio. Con ella los amantes y curiosos de este singular edificio pudieron disfrutar de sus breves e interesantes historias, anécdotas y acontecimientos acaecidos entre sus muros durante sus casi tres siglos de historia e incluso conocer algunas de sus técnicas.

Comienza ahora una nueva etapa en la que, como en ocasiones anteriores, la Real Fábrica de Cristales resurge para dar lo mejor de sí misma y de su equipo humano. Así, la tienda de la Real Fábrica de Cristales reabre este fin de semana, con horario reducido durante esta primera fase: de martes a domingo de 10:00 a 15:00 horas; mientras que el Museo lo hará el martes, 2 de junio, con el mismo horario también reducido.

La reapertura de tienda y museo se sucede tras haber puesto en marcha todos los protocolos sanitarios exigidos por el Gobierno central, que garantizan la seguridad de trabajadores y visitantes. A lo largo de los más de 16.000 metros cuadrados de superficie visitable que tiene el museo se ha marcado un aforo  reducido, de 1/3 durante esta primera fase, que se irá ampliando según la región siga avanzando en las fases siguientes de desescalada.

Siguiendo las recomendaciones del Gobierno se lleva a cabo una limpieza y desinfección periódica del museo, con el cuidado necesario hacia las superficies con valor histórico o artístico. Por otra parte, y para garantizar la seguridad de trabajadores y visitantes se ha procedido a la alteración de recorridos, la ordenación de entradas y salidas y la exclusión de salas que no permitan mantener la distancia mínima de seguridad. En esta fase las visitas serán libres, no guiadas. Los talleres didácticos y otras actividades culturales se activarán más adelante en función de la evolución de la epidemia.

También se ha establecido un sistema de espera en el acceso con el objetivo de garantizar el cumplimiento de la distancia de seguridad de dos metros. Por último, el personal del museo y tienda estará protegido con mamparas de metacrilato o cristal, soluciones desinfectantes, mascarillas y guantes. Las mascarillas serán de uso obligatorio para el visitante. Asimismo, se ha establecido una preferencia de acceso para mayores de 60 años, con el objetivo de reforzar las precauciones, al tratarse de un colectivo más vulnerable a la enfermedad.