Bar de la piscina de Cuéllar. / J. GONZÁLEZ
Bar de la piscina de Cuéllar. / J. GONZÁLEZ

La concejal de Personal daba a conocer esta semana ante los medios la publicación del pliego de licitación del bar de la piscina municipal de Cuéllar y zona deportiva. La licitación del año pasado se configuró para un año más otro prorrogable siempre que hubiera acuerdo entre las partes, pero ha sido declinada la oferta por parte del dueño del año pasado, por lo que la licitación comienza de nuevo.

El pliego es similar a las condiciones del año pasado: se sigue teniendo en cuenta la oferta económica más alta -partiendo de 500 euros-, a la que se otorga hasta 8 puntos. El horario también cuenta con tres puntos en la valoración si se abre desde la apertura de piscinas hasta la de cierre de las pistas deportivas -23.30 horas aproximadas-. 

Sin embargo, se dan puntos extra por abrir el bar durante más tiempo que el periodo de piscina de verano; se marca como obligatorio abrir mientras la piscina esté abierta, pero “interesa que abra más periodo pasadas las fiestas de Cuéllar”, por eso se otorga puntuación por abrir hasta el 15 de septiembre, y más hasta el 30 de septiembre, 15 de octubre e incluso 1 de noviembre. “Interesaba incluirlo porque el tiempo durante los meses de septiembre y octubre es bueno, interesa tener abierto, aunque no queríamos imponerlo como obligatorio ya que el año pasado solo se recibieron dos ofertas”, explica Lucía Arranz, concejal de Personal.

La edil aseguro que ya hay dos personas que han pedido información previa, aunque no se sabe cuánta gente solicitará esta licitación; “no queremos imponer para que no quede desierto, porque queremos bar en la piscina”, aclara la edil. 

Raquel Gilsanz, concejal de Deportes, explica que la decisión de prórroga tendrá que comunicarse con tres meses de antelación a la terminación del contrato. “Este año podía haber sido un buen año para abrir más tiempo el bar, y esta era una de las cláusulas que creíamos que teníamos que cambiar para dar más servicio a la zona deportiva”, reitera Gilsanz.

La limpieza diaria de terraza y bar es obligatoria, y este año el adjudicatario asumirá el coste de la electricidad, otro cambio que desde el Ayuntamiento han creído conveniente. Se espera que la piscina abra como tarde el día 25 de mayo, aunque las fechas todavía no son fijas; “si se puede antes, abriremos antes”, concluye Gilsanz, que adelanta que habrá menos restricciones.