Imagen aérea de la nueva rotonda construida en El Espinar que da acceso al núcleo desde la SG-500./JOSÉ REDONDO
Publicidad

A primera hora del pasado viernes se abrió al tráfico la nueva intersección de acceso a El Espinar desde la SG-500, una vez finalizadas las obras de acondicionamiento para las que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha destinado 355.418,10 euros y el Ayuntamiento de El Espinar ha puesto a disposición los terrenos necesarios para acometer la actuación.

La nueva glorieta es del tipo cerrado, de 30 metros de diámetro, y se ha construido en el punto kilométrico 4,550, con dos carriles de cuatro metros y arcenes interior y exterior de un metro, con tratamiento de giros y carriles de adecuación de la velocidad, saneo de blandones y deformaciones existentes, pavimentación, limpieza, reperfilado y reconstrucción de arcenes, cunetas y bermas.

Además, se ha incluido la pavimentación de la glorieta interior e isletas, la correspondiente señalización horizontal y vertical, así como el balizamiento para una velocidad de 40 kilómetros por hora. También se ha instalado iluminación con cinco farolas.

La intervención llevada a cabo por la Junta mejora la seguridad vial en esta intersección en la que, antes de la actuación, los radios de giro eran insuficientes y la pendiente de salida muy elevada. Esto originaba dificultades de giro para los vehículos ligeros y la casi imposibilidad de giro para los vehículos pesados, que debían efectuar maniobras o invadir el carril contrario, con el consiguiente peligro para la seguridad en un cruce muy transitado, al encontrarse junto a un área industrial: el polígono de ‘Los Llanos’.

Estas obras se inscriben en el marco del compromiso de acometer aquellas actuaciones que se consideran prioritarias respecto de la red de carreteras autonómicas, atendiendo especialmente al mantenimiento, conservación de la red y a la seguridad vial, que es uno de los principales objetivos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que se centra en mantener los estándares adecuados, buenas condiciones de uso, así como en incrementar las condiciones de seguridad en toda la red de titularidad autonómica, dando respuesta a las necesidades más inmediatas.