20 años de historia de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

La estructura productiva que la vio nacer es muy diferente al actual con un mayor peso del sector servicios. En estas dos décadas la siniestralidad ha sufrido grandes variaciones

3

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales celebró ayer su 20 aniversario en un escenario bien distinto al que la vio nacer, con una estructura productiva en la que ha ganado peso el sector servicios, en detrimento del sector primario, industrial y de la construcción. El sindicato UGT realizó un balance de estos 20 años en un informe en el que concluye que esta Ley ha conllevado cambios “positivos” en la gestión de los riesgos laborales y culturales, tanto en los agentes implicados como entre la sociedad general.

A partir de la promulgación de esta norma, se pasó de un enfoque reactivo (reparar el daño una vez producido) a otro preventivo cuyo objetivo es conseguir el bienestar integral del trabajador, contemplándose no sólo los riesgos físicos, sino también los “mentales”. Así, la La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es fruto de la transposición de una directiva comunitaria al ordenamiento jurídico español. Tras la entrada de España en la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1986, se cuestionó la Ordenanza de Seguridad e Higiene en el Trabajo vigente desde 1971, que tenía un perfil garantista, de atención al accidentado y reparación del año.

La necesidad de adaptarse al marco comunitario y la reivindicaciones de la sociedad en esta materio llevó a la transposición de la directiva sobre riesgos laborales, aunque con seis años de retraso. Finalmente, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales vio la luz el 8 de noviembre de 1995. UGT detalló que, durante estos 20 años, la siniestralidad laboral ha experimentado variaciones dispares, con un aumento del 25% entre 1995 y 2000, para después descender hasta el año 2012. A partir de ahí, los accidentes laborales vuelven a crecer.

“Las actuales tasas de paro, el aumento de la población ocupada, los incrementos de la contratación a tiempo parcial, junto con la inestabilidad laboral y la inseguridad, están produciendo que los avances que se habían conseguido en esta materia se estén tambaleando”, denunció el sindicato. De hecho, los últimos datos de siniestralidad laboral publicados por el Ministerio de Empleo, correspondientes al periodo de enero hasta agosto de este año, reflejan un aumento de los accidentes mortales del 3% respecto al mismo periodo de 2014, con 371 fallecidos.

Así, en los ocho primeros meses del año, se contabilizaron un total de 311.977 accidentes laborales con baja, lo que supone un aumento del 4,4% respecto al número de siniestros registrado hasta agosto de 2014, cuando se produjeron 298.896 accidentes.