Ventajas de las motos eléctricas

¿Cuáles son las ventajas de comprar una moto eléctrica?

El objetivo de llevar a cabo acciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente influye directamente en la elección de un vehículo para desplazarse. En ese sentido, la búsqueda de una moto eléctrica está ganando presencia en las decisiones de los ciudadanos, que se decantan con más frecuencia por este tipo de motor y de conducción, más ecológico y económico. Lo que significa, además, una importante reducción de los gases contaminantes emitidos a la atmósfera y una evidente apuesta de futuro. Las ventajas de comprar una moto eléctrica aumentan con el paso de los años y a medida que tanto la sociedad como la industria avanza hacia un modelo más sostenible.

Ventajas de las motos eléctricas

Seguros más económicos

El conductor de moto eléctrica encuentra beneficios en la contratación de un seguro, ya que las compañías de este sector ofrecen bonificaciones y descuentos hacia quienes utilizan este tipo de vehículo. La existencia de seguros específicos para motos eléctricas supone, además de una reducción que puede llegar al cincuenta por ciento anual, el tener coberturas especiales para este tipo de vehículos.

 

Ahorro de dinero y tiempo

Conducir un vehículo de tecnología eléctrica supone un importante ahorro de los combustibles utilizados, así como un mayor respeto sobre el medio ambiente. Además, hay otros factores que influyen directamente en la economía y el tiempo del conductor.

Llenar el depósito es, con este tipo de motor, mucho más económico que si se elige una moto de gasolina. La recarga de una moto eléctrica puede ser hasta cuatro veces más barata que la de un vehículo convencional, si se tiene en cuenta el coste de la producción de energía. Los usuarios que recurren al modelo de placas fotovoltaicas para obtener la energía con la que cargan su motocicleta encuentran una reducción del gasto incluso mayor.

Este ahorro de dinero también se aprecia en las visitas al taller, ya que una moto de estas características requiere de menos mantenimiento y presenta menores riesgos en cuanto a los daños, reparaciones o sustituciones. En cualquier caso, la inversión económica, de acuerdo a estos fines, es inferior.

El aumento de la autonomía es otro factor positivo, que va ligado a una disminución del tiempo de carga, y que ha aumentado notablemente el atractivo de esta compra.

 

Ayudas

La adquisición de una moto eléctrica es ahora más fácil gracias a las ayudas directas por parte del Estado y los ayuntamientos, como el Plan Moves III, que financia una parte de la inversión.

Menos impuestos y reducción en el IRPF

El gasto de dinero también es menor en todos los aspectos relacionados con los impuestos, ya que la Administración premia a aquellos vehículos que disponen de la etiqueta cero que emite la DGT (Dirección General de Tráfico). La tasa correspondiente al impuesto de circulación es más baja en este caso, así como las correspondientes a las zonas de aparcamiento en las ciudades que, en algunos casos, se anulan completamente cuando el vehículo aparcado dispone de esta distinción. Otros impuestos como el de tracción mecánica o el de matriculación se anulan cuando se trata de este tipo de motores.

Otra de las ventajas de una moto eléctrica, en lo referente al gasto en impuestos, es la reducción en el pago del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), que puede llegar a ser del treinta por ciento en determinados casos.

Imagen1