Un muy veterano equipo

Desde que los chavales de la década de los 40 asistíamos a El Peñascal a presenciar los encuentros de la Gimnástica Segoviana, han ocurrido muchas cosas en el mundo, y más cerca de nosotros y en la misma sociedad deportiva. Íbamos en verano y en invierno aguantando todas las inclemencias correspondientes a cada estación, y cuando nevaba ‘en serio’, teníamos que subirnos a los modestos bancos de madera en uno de los laterales del campo; tiempo después, cuando alguno de nosotros estrenaba su carné de prensa, buscábamos refugio bajo la amplia tribuna cubierta.

En este momento recuerdo el libro de Juan Manuel Santamaría ‘Al fútbol’, publicado en 1998 y en el que hay una amplia e interesante colección de fotografías de los diversos equipos que entonces existían, y en una, ya en la tribuna cubierta, aparecemos los primeros informadores (el firmante, Julio César Fernández, Pepe Castrillo y el ‘gran’ Mariano ‘Chocolate’ ( guardameta, delantero, el comodín del equipo). Creo que es la primera publicación sobre la Gimnástica, llena de datos y fechas. Después, en el pasado 2019, Javier de Andrés publicó ‘Gimnástica Segoviana, una historia de supervivencia’. Aparte, las informaciones en este diario y en el semanario sindicalista ‘Vanguardia Segoviana’. Recuerdo que también hubo otra revista, ‘Segovia deportiva’, y el semanario ‘Cabalgata’, aparte de alguna otra publicación que al paso no recuerdo.

Era el tiempo–continúo-cuando los equipos de Tercera División eran ‘fuertes’ y solían reforzarse con jugadores de Primera y Segunda retirados de sus equipos, pero que en los de Tercera eran muy valiosos (Oscar, Cabido, Germán, Dobaño…)
Fecha importante para el equipo azulgrana (ahora viste cualquier color) fue su debut en Tercera División en la temporada 1944-45, sucediéndose diversas etapas de mayor o menor fortuna, con descensos y ascensos de categoría hasta que fue en 1982 cuando ya definitivamente ocupó plaza en la Tercera División, aunque en años sucesivos todavía ‘sufrió’ el equipo diversas alternativas, que hicieron padecer a los directivos, socios y demás seguidores. Porque siempre ha sido problema el dinero, y la caja de la Gimnástica nunca ha estado floreciente, aunque siempre con dificultades haya conseguido seguir adelante, con, repito, frecuentes sustos de todas las clases.

Las última noticias, muy positivas para el veterano conjunto, radican en el acuerdo municipal de cambiar el nombre actual de Plaza de los Deportes, en La Albuera, por el de ‘Plaza de la Gimnástica Segoviana’, y es que ocupa el espacio que en su tiempo fue el campo de fútbol de El Peñascal, testigo de la mayor parte de la vida del equipo.

Coincide también esta circunstancia con la apertura de una tienda-store de la sociedad, en un módulo prefabricado junto a la puerta a de entrada al estadio de La Albuera, cedido por el Ayuntamiento, donde se venderán a socios y aficionados en general todo tipo de objetos de diferentes clases alusivos al club, lo que es indudable que contribuirá a que, más temprano o más tarde, produzca un beneficio que ayudará a los directivos gimnásticos a solucionar muchos problemas.

El claro apoyo del Ayuntamiento de la ciudad queda bien de manifiesto con estas acciones, que representan la buena intención del nuevo equipo municipal de prestar ayuda decisiva al deporte, porque sin duda similares acciones como las actuales podrían irse sucediendo al paso de los tiempos, y todo en beneficio del deporte segoviano, y ahora no hablo solo de la Gimnástica Segoviana, sino también del resto de equipos participantes en las cada día mayores modalidades deportivas que muchos chicas y chicos segovianos están protagonizando en estos momentos.

Supongo que este capítulo de ayudas municipales al deporte se extenderá, en lo posible, al resto de deportistas segovianos que, por la índole y las condiciones de su deporte, tengan que participar en solitario.