Un patrimonio habitado es un patrimonio conservado (2)

Aunque es conocido el desprecio que todas las administraciones hacen a las sugerencias, propuestas o protestas de las asociaciones de vecinos, y en general de todo aquello que no sea preparar fiestas vecinales, AVRAS seguirá intentando dar a conocer al ciudadano las actuaciones que esta Asociación considera lesivas para el desarrollo y mantenimiento de la zona de Segovia que se da en llamar Casco Histórico.

Una de ellas es el traslado fuera de esta zona de los trabajadores de las distintas administraciones. Y si bien es entendible que administraciones ajenas a lo que es Segovia lo realicen, es incomprensible que la administración encargada de velar por la sostenibilidad y habitabilidad de los diferentes barrios de la ciudad emprenda una acción que, a todas luces, contribuirá decisivamente en el deterioro de uno de ellos que coincide, además, con lo que la UNESCO definió como patrimonio mundial.

El traslado de estos trabajadores supondrá un deterioro, nos atrevemos a decir letal en algunos casos, en la sostenibilidad de servicios esenciales para el mantenimiento y habitabilidad del Casco Histórico donde ya escasean dichos servicios (ultramarinos, carnicerías, droguerías, fruterías, etc.).

Además, en este caso, existe un edificio que lleva años abandonado y que, anteriormente, albergó las dependencias administrativas de la Tesorería de la Seguridad Social. Este edificio, según manifestaciones de la subdelegada de gobierno a AVRAS y Amigos del Patrimonio, sería traspasado en condiciones favorables para un uso de estas características al Ayuntamiento. Solo hace falta que ambas administraciones se pongan a hablar.

El alcalde habla de ahorros por trasladar a estos empleados municipales al edificio CIDE y gastos en adecuar el edificio del INSS. Habla, incluso, de merma en el poder inversor del Ayuntamiento por la adaptación de este edificio. A todo lo anterior nos gustaría que respondiera a las siguientes preguntas: ¿el CIDE no necesita mantenimiento, iluminación, calefacción y adecuación? ¿Cuánto costaría todo lo anterior? ¿Si por esta ocupación el Ministerio de Educación abandona el proyecto de utilizar el CIDE y, por lo tanto, no se hace cargo de ningún gasto ¿cuánto le costaría al Ayuntamiento este mantenimiento anual? ¿Considera el Ayuntamiento que no debe invertir en la habitabilidad y sostenibilidad del Casco Histórico?

Aun reconociendo que el tráfico por el Centro Histórico requiere una regulación y control (y que esta regulación se cumpla), sorprende que la implantación de la zona de bajas emisiones (ZBE) lo vaya a ser en, precisamente, la zona menos contaminada de la ciudad. Aún sorprende más que coincidiendo con esta implantación, que supondrá una fuerte restricción de acceso de vehículos a la zona, se anuncie el desmantelamiento de uno de los puntos fuertes del Casco Histórico: el buen funcionamiento del transporte público que une el recinto a los distintos puntos de la ciudad. Y es que la anunciada utilización de lanzaderas para unir la Plaza Oriental, donde se realizará un obligado trasbordo, con la Plaza de San Facundo es, además de una medida repudiada por los ciudadanos de toda la ciudad según demostró la “prueba” realizada meses atrás, una “estocada en todo lo alto” (emplearemos términos taurinos tan caros a los actuales regidores) al transporte público del Casco Viejo y su comunicación con el resto de barrios de la ciudad.

Es decir, no solo propician la huida de los servicios básicos para la vida cívica en un barrio, sino que, además, hacen todo lo posible para que sus habitantes no tengan facilidades en “avituallarse” en otras zonas.

Luego propalan que su máximo interés es mantener habitado el Centro Histórico. Pero ¿con quién?

Y para otro día dejaremos el intento de terminar con el Paseo del Salón como tal paseo, haciendo de él un espacio de ferias y muestras, a pesar del objetivo rotundo fracaso que ha supuesto el mercadillo de la Navidad que mostró todas las debilidades que dicha ubicación presenta y la negativa de quiénes las organizan a montar sus stands en dicho espacio. Aparte de otras consideraciones que ya desgranaremos en otras ocasiones, estas muestras requieren que al lugar elegido accedan vehículos de todas condiciones, algunos de gran tonelaje, el Paseo del Salón y sus accesos no están preparados, como ya se demostró, para ello.

Clemente Oria Martín es el presidente de AVRAS.