Un educador de deportes

No podía dejar de pasar más tiempo sin comentar la buena noticia de que el campo de futbol de la Nueva Segovia lleve el nombre de ‘Jose Antonio Minguela’. Agradable sorpresa, por el acierto en la elección, y felicitación a nuestro amigo Antonio.

La nominación la suscribimos todos los que hemos compartido con él muchos acontecimientos de su vida deportiva, y doble es el acierto por haber situado dos instalaciones juntas, con los nombres de dos jugadores gimnásticos, grandes amigos y grandes personas. A los dos se les distinguía por la garra y el pundonor defendiendo los colores de su Segoviana.

Hacía de todo, ir a por alumnos, traerles de los pueblos para correr las pruebas y llevarlos de vuelta una vez terminadas

He tenido la suerte de ver trabajar a Antonio, como profesor-educador, en los Cross de los antiguos Juegos Escolares. Hacía de todo, ir a por alumnos, traerles de los pueblos para correr las pruebas y llevarlos de vuelta una vez terminadas. Recogerles las ropas, llevándolas bajo los brazos o llevarlas a su coche, como armario de campaña. A todo esto, siguiendo la prueba por fuera cual animador, dando instrucciones al efecto. Como jugador, era todo pundonor y sin regatear esfuerzo.

Hay muchas anécdotas, para contar, pero yo me quedo con la que vivimos, en el partido Las Navas de Marques-Segoviana. Antonio quita a Cano, jugador e ídolo de Las Navas, un balón e intenta avanzar, pero el rival le da una patada por detrás y es expulsado. 0-1 al descanso. Termina el partido, y nos quedamos encerrados en el vestuario hasta que llegaron los antidisturbios de Ávila.

Entrena unas temporadas y lleva el deporte base de la Gimnástica Segoviana, echando en ese campo que hoy lleva su nombre cientos de horas, atendiendo a padres, entrenadores y jugadores.