Túnel oscuro y sin final

Según avanzan los meses de este año horrible, la recesión crece entre las empresas segovianas del transporte público por carretera. Los efectos de la pandemia están siendo muy graves para el sector de viajeros y, aunque muchas empresas de mercancías resisten a fuerza de apretarse el cinturón y agudizar el ingenio, el desgarro económico de esta crisis lo contamina todo.

La zona más productiva de Segovia, a imagen y semejanza de la mayor parte del país, está muy volcada al turismo. Este monocultivo es peligroso, porque al ratón que solo se sabe un agujero, al final le pilla el gato. Ya nos ha cazado. Es lamentable ver cómo caen restaurantes, bares, tiendas, pequeños comercios… No es que lo estén pasando mal, es que cierran a cal y canto y en silencio. Otros resisten frente unos números nefastos. Cada uno de estos cierres implica una tragedia íntima, que además provoca un efecto dominó en el desempleo, en muchas empresas colaterales y también en el transporte.

Los observadores más optimistas presagiaban que, tras el confinamiento del Estado de Alarma, el sector turístico salvaría la campaña con unos resultados asumibles, pero que luego rebrotaría la actividad, el PIB y el empleo. Pues no, la actividad económica no se ha recuperado, el PIB se ha contraído el 18,5% en el segundo trimestre y el desempleo supera ya el 20%, amortiguado socialmente por los Ertes. Aquí lo único que está rebrotando de forma alarmante es una nueva ola de contagios que no cesa de crecer y está poniendo en evidencia dos grandes males: la escasa unidad de la clase política ante los Problemas de Estado y la insuficiente disciplina de los ciudadanos en materia de salud pública, en especial los jóvenes y sus ansias de desparrame, que todo hay que decirlo. Nunca los botellones colectivos hicieron tanto daño a un país entero.

Por nuestra parte, los transportistas buscamos en nuestras asociaciones profesionales algo de esperanza, pues ante tanta confusión, lo más razonable es buscar el calor de los iguales y alguna luz que nos guíe en la oscuridad. En Asetra y el Centro de Transportes de Segovia hemos reforzado las medidas de seguridad para garantizar la asistencia permanente a los socios y el desarrollo de los cursos programados por nuestro Centro de Formación.

En CETM retoman la vía del diálogo con el Ministerio de Transportes para plasmar en medidas concretas las reivindicadas presentadas en el mes de julio por los transportistas y asumidas por el ministro Ávalos. Similar camino de diálogo y reivindicaciones con el ministerio es el de CONFEBUS, que ha elaborado un documento estratégico para afrontar la emergencia: el Plan de reconstrucción, transformación y resiliencia para el transporte de viajeros por carretera.

Son muchas las ayudas que va a necesitar el transporte para superar esta crisis sin precedentes. Se espera que algunas lleguen a través de los Fondos Europeos para la recuperación económica tras la Covid-19, y están previstos para el 2021. Ojalá que todo este proceso de financiación y reactivación se desarrolle pronto y bien, y que se recupere el mercado y la normalidad, porque en la actualidad, el barómetro del sector estima que el 80% de las empresas de viajeros ya están en grave riesgo de supervivencia, a pesar de que el autobús está demostrando ser un medio seguro, en el que no se están produciendo contagios durante la pandemia, gracias al sistema de renovación de aire interior y a que los conductores obligan a que todos los pasajeros lleven puestas sus mascarillas durante el viaje. Si la situación no mejora, mucho nos tememos que el transporte de mercancías se vea igualmente arrastrado a una recesión grave.

La incertidumbre se cierne sobre el transporte, como un túnel sin luz, al que no se le adivina el final, pues en el fondo todo depende de la evolución de una pandemia incontrolada a la que solo los chinos han conseguido frenar. En el transporte sabemos de sacrificio y disciplina, por nosotros no va a quedar. Otro día hablaremos de las distintas respuestas de las respectivas Administraciones Públicas a los problemas del transporte durante la pandemia.

Ojalá podamos mandar pronto y desde aquí mensajes más optimistas a los transportistas segovianos. ¡Gracias por resistir!

——
(*) Presidente de ASETRA.