Tezanos cocina de nuevo

En el mundo de la demoscopia sólo resulta inapelable el recuento final de los votos en la noche del día en el que se celebran las elecciones. Hasta ese momento todos los sondeos no son más que conjeturas. Pero hay sondeos y sondeos. En relación con las encuestas son más de fiar las de aquellos institutos cuyos pronósticos preelectorales aciertan o se aproximan a los resultados oficiales de los comicios. En ese territorio, José Félix Tezanos, actual director del CIS, tiene poco crédito.

Tres semanas antes de las elecciones autonómicas de Madrid publicaba un sondeo en el que pronosticaba una victoria de la izquierda (PSOE más Podemos ) con 73 diputados.

La noche del día de las elecciones todavía lo mantenía. Al PP, que fue quien finalmente arrasó en las urnas consiguiendo la lista de Isabel Díaz Ayuso 65 diputados, Tezanos les había asignado once menos. Los socialistas se quedaron en 24, el tercer partido en la Asamblea.

Ahora, cuando no se han apagado los ecos del rechazo de algo más de media España a los indultos a los sediciosos catalanes y cuando España entera está que trina por la descontrolada subida del pecio del recibo de la luz, Tezanos vuelve al ataque presentando un sondeo en el que atribuye al PSOE casi diez puntos por encima del PP en intención de voto (29,6%, socialistas, 20,5% populares). No resulta creíble. Máxime cuando llevamos varios meses con sondeos de institutos privados —que sí acertaron los resultados del 4 de Mayo en Madrid— y en las que se refleja un crecimiento sostenido del PP que supera ampliamente al PSOE.

El sondeo del CIS se asemeja a una pieza propagandística cocinada para levantar el ánimo de un Pedro Sánchez que está preocupado y restringe al máximo las salidas de La Moncloa porque, dicho coloquialmente, no puede dar un paso en público sin que le monten un pollo con silbidos y abucheos.

Al publicar una encuesta que contradice todas las publicadas anteriormente en las que el PP aventaja al PSOE, Tezanos cumple un papel de buen samaritano. Los datos de su sondeo aireados por los medios afines al Gobierno crearán durante algunos días una cortina de humo. No parece que reflejen la realidad pero crean otra paralela cuyo relato ocultará momentáneamente el rechazo que provoca este Gobierno entre amplias capas de la sociedad española. Así pues, misión.