Terminamos bien y empezamos…

Comenzamos la temporada con nuevas metas y en algunos deportes con equipos ascendidos de categoría. La Segoviana Juvenil es un ejemplo, consiguió ascender a División de Honor y luchará por conseguir mantenerse, como meta principal.

Viene ahora el problema de dónde jugar, ya que la categoría requiere de una instalación con unas mínimas condiciones por eso de la imagen, y por ser rivales que vienen con seguidores y familiares, que pueden dejar sus dineritos en Segovia y a la Segoviana con la posible taquilla.

Me llama desde Madrid un segoviano, miembro de una Peña del Real Madrid, porque tienen pensado venir a acompañar a su equipo juvenil, hacer una visita cultural, comer en algún restaurante y ver el partido contra la Segoviana. El único problema que me ha dicho que se les presenta, es que vienen gente de todas las edades y creo, me dice, que el partido será en la Nueva Segovia, campo que conoce, de hierba artificial, sin cubierta en ningún sitio y esto sí que puede ser un obstáculo, por eso de la climatología. Le contesto que está bien informado, pero eso es lo que tenemos.

Y yo me pregunto, cómo se puede decidir no dejar jugar a este equipo en La Albuera cuando está en la máxima categoría del fútbol y hacerle jugar en un campo sin posibilidad de admitir público como se espera. Es algo inaudito. Esto no deja de ser una cuestión política de quien más manda en el Ayuntamiento, con la aquiescencia de su asesora de deportes. Nos las prometíamos muy felices esta temporada, ya que por fin podríamos ver buen futbol juvenil y a jugadores que un día vestirán los colores de algún equipo de Primera División y de la Selección Española.