Sobre el Café España

En 1972, es decir, hace la friolera de 52 años, escribí una monografía sobre Santa María la Real de Nieva y los pueblos de su entorno. Propuse al Ayuntamiento de esta villa su publicación y aceptó la idea corriendo, incluso, con los gastos de su edición.

No recuerdo el nombre del Alcalde y concejales pero quisieron éstos celebrar un acto público en el salón de sesiones del consistorio durante el que debería leer el texto que había redactado. Se llenó éste, como vulgarmente se dice, hasta la bandera. Y, sin el más mínimo descanso, solté los 17 capítulos, más el prólogo debido al notable escritor segoviano don Manuel González Herrero.

Finalizada mi lectura, se produjeron diversas intervenciones, todas ellas favorables y con dos únicas observaciones: La primera, que había silenciado al CAFÉ ESPAÑA, centro neurálgico de esta población y la segunda, que debería incluir siempre la palabra real al referirme a SANTA MARÍA DE NIEVA.

Entonces dije que me hubiera gustado decir algo sobre este querido establecimiento pero que por ser privado y comercial me abstuve por si se estimaba improcedente. Respecto al término “real” tomé buena nota.

En este momento se produjo un gran murmurio del que devino la conveniencia de que EL CAFÉ ESPAÑA debiera figurar en la historia de la villa con un capítulo que sumaría hasta los 18.
Se sugirió a FERNANDO RODRÍGUEZ NÚÑEZ, regente de este local desde hacía 15 años, como la persona idónea para procurarme la información precisa y a lo que accedió, estando presente, con sumo agrado.

Con esto concluyó el acto tras el que nos trasladamos al inmediato CAFÉ ESPAÑA donde el Ayuntamiento nos ofreció un agasajo. Algunos, solicitamos las famosas “combinaciones” a las que Fernando llamabas “zarandajas” y que improvisaba en la barra, como él decía, “a su manera”.

El libro fue impreso en la imp. Vda. de Mauro Lozano con fotografías de Mateo Remacha. Se tiraron 5.000 ejemplares y fue declarado de interés Turístico por el Ministerio competente.

EL CAFÉ ESPAÑA

Fue el propio Fernando el que recordaba como su padre y un tío suyo, fundaron aquel café de tertulia en el que también actuaron en directo cupletistas, prestidigitadores, ilusionistas, etc. como, por ejemplo, Encarnita Neira, Portos… Algunos de estos prolongaron sus actuaciones hasta un mes y más, con breves descansos.

Con gran profusión de lámparas, veladores, mesas de mármol, divanes granates y espejos este local jugó un importante papel en la vida social de la villa. También pasaron por él personajes famosos como por ejemplo el gran Bagaría, caricaturista de EL SOL, quien estando de tertulia con sus amigos, improvisaba el chiste para el periódico que metía en un sobre y mandaba al correo para que estuviera en Madrid a tiempo de la próxima edición.

Los espejos fueron motivo de anécdotas graciosas como la de aquel guardia civil que se cuadró delante de donde se reflejaba su teniente para darle la novedad o aquel otro lugareño que al verse exclamó -¡Ahí va! ¡Otro padre y otro yo!

Con el transcurso del tiempo EL CAFÉ ESPAÑA sufrió diversas vicisitudes que culminaron en su cierre. Ya el lunes 13 de enero de 2020 publiqué en este mismo diario un artículo haciéndome eco de ello. E incluso lancé algunas propuestas más ilusionantes que realistas, evocando a las rehabilitaciones de los CAFÉS GIJÓN, COMERCIAL y otros, de Madrid.

Lo hice impulsado por dos escritos aparecidos en EL ADELANTADO. El primero, firmado por Moisés Migueláñez Gómez que llevaba por título ADIOS AL VIEJO CAFÉ ESPAÑA DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA. El segundo era una carta a la Directora de una de las nietas de los propietarios de entonces. En ambos textos se explicaban los motivos del cierre relacionados con las dificultades de mantenimiento.
Y hete aquí que, en fecha reciente, detecté que este establecimiento había abierto nuevamente sus puertas con el apelativo de Gastro bar. No he podido reprimir mi alegría, al comprobar que se ha rehabilitado con buen gusto y que en él se percibe un grato ambiente moderno pero que enlaza muy bien con el de antaño. Un claro ejemplo de compatibilidad.

Y estando hace tan solo unos días en su “barra” tomando un blanco de la zona, se me ocurrió preguntar a una de las camareras si conoció a FERNANDO RODRÍGUEZ NÚÑEZ. Me dijo que no. Pero que había oído hablar mucho de él. E indicándome que un señor que tenía al lado sí podría haberle conocido y habiendo escuchado éste la conversación, dirigiéndose a mí me dijo:

-¿Es usted Carlos Arnanz? . Le respondí, -pues sí. ¿Y escribió un libro sobre SANTA MARIA LA REAL DE NIEVA?. -Pues sí, le contesté. Y en el mismo hay una foto en la que está usted sentado en esa mesa (me indicó el lugar) con don Amós, su hija Esperanza y una amiga. -Pues sí.

Me hubiera gustado seguir hablando, pero ya estaba en trance de marcharse y tras intercambiar unas breves palabras se despidió. Al mismo tiempo, dos familiares que me acompañaban, pudieron hablar con otro señor que les facilitó información sobre personas conocidas.

Larga vida al viejo CAFÉ ESPAÑA, reconvertido en GASTRO BAR CAFÉ ESPAÑA, ahora.


(*) Académico Honorario de San Quirce.