Segovia entre todos

‘Ayer tuve un sueño’. Soñé, que Segovia recobraba el esplendor empresarial que tuvo en su época dorada del siglo XV y que el 80 % de los segovianos trabajaban en la industria del Paño. Soñé, que Segovia aprovechaba las enormes oportunidades que tenía dada su extraordinaria localización y comunicación; soñé, que nuestros jóvenes tenían la oportunidad de trabajar en Segovia si querían, antes de decidir marcharse a otros lugares; soñé en una ciudad donde el equivocarse, dudar, caer, levantarse, tener miedos, se considere algo normal y una etapa de crecimiento personal; soñé una ciudad donde se pueda recuperar la credibilidad en la política y donde su palabra sea la nuestra y la nuestra la suya.

Segovia está situado en un lugar estratégico y único de España, justo en el centro, entre Madrid y Valladolid. Tiene unas magníficas comunicaciones con las dos capitales, y por ello con el resto de toda la península; autopistas y autovías, dos aeropuertos a una hora y, tren de alta velocidad con un importante número de frecuencias en ambos sentidos; nuestra riqueza patrimonial y medioambiental es maravillosa y envidiada por muchos y la gastronómica es un referente a nivel nacional. Su gente es abierta, amable y muy trabajadora y sus jóvenes especialmente preparados y deseosos, muchos de ellos, de quedarse a trabajar aquí o venirse a vivir y formar su familia y disfrutar de nuestra maravillosa ciudad.

Segovia capital depende básicamente en lo económico, del sector servicios, siendo el turismo una de nuestras mayores fuentes de ingresos. El comercio y el turismo son fundamentales, prueba de ello que representan a nivel nacional entre ambos aproximadamente el 24/26 % de nuestro PIB, pero son sectores que no suelen fijar población, ni generar importantes puestos de trabajos fijos y estables, como si lo hace la industria. Por tanto hay que seguir cuidándoles con esmero y cariño y potenciarles aún más, pero es la industria la verdaderamente generadora de empleo, estable, continuado y mejor remunerado. Segovia pues necesita de una apuesta seria, profesional y decidida por una industria que aporte lo que a Segovia le falta. El gobierno municipal del PSOE en Segovia durante estos últimos 20 años, se ha olvidado y no ha sabido dinamizar la ciudad para buscar y atraer empresas que se instalaran en Segovia. Durante 20 años no ha tenido suelo empresarial que ofrecer a cualquier empresa que se interesara por instalarse en Segovia -lo he podido comprobar personalmente en mis distintas responsabilidades empresariales e institucionales-, y mucho menos aún, de una voluntad férrea para ofrecer a Segovia como un lugar de privilegio de inversión empresarial.

Ahora que se acercan las elecciones, los segovianos tenemos una oportunidad única para que con nuestro voto demos la vuelta a la apatía y a la pereza, a la falta de ideas y de interés y al desconocimiento de quienes nos han gobernado hasta ahora. Ahora que se acercan las elecciones, digamos basta a su falta de ilusión e ignorancia y apostemos convencidos para que ‘entre todos’ podamos lograr que gobierne con fuerza y determinación nuestra ciudad, -revirtiendo la inercia peligrosa a la que nos ha conducido los socialistas-, un equipo, unas personas y un nuevo alcalde que saben lo que necesita Segovia y que están dispuestos a llevarlo a cabo. Votando a José Mazarías, votando al Partido Popular, el futuro de Segovia nos encantará y ya no soñaremos, sino que empezaremos a vivir en la ciudad de nuestros sueños y que todos deseamos.

*Diputado nacional del PP
por Segovia