Santiago y cierra, España

Lo vivido el pasado jueves en el Congreso de los Diputados después del discurso más duro que se le ha escuchado a Pablo Casado en el Congreso, contra los votantes de VOX y contra Santiago Abascal han provocado un tsunami político que merece ser digno de comentarlo.

La agresión dialéctica del líder del PP, contra VOX y Santiago Abascal fue desleal y ruin. Acusar a Santiago de que el PP había pagado un tributo de sangre y que personas como Santiago lo habían pisoteado, o que el PP le había dado de comer y le había dado trabajo, es simplemente miserable. Sobre todo porque alguien como Santiago, que ha vivido la amenaza del terrorismo durante años junto a su familia, y que fue elegido concejal en Llodio legítimamente, invalida el tono y las palabras utilizadas por Pablo Casado. Es más, alguien que lleva desde los 26 años viviendo de la política y que le llevaba el maletín al expresidente del Gobierno José María Aznar no es precisamente la voz que debe dar ejemplo.

El miedo del PP a perder su infraestructura política, (sillones y poltronas) de la que llevan 40 años viviendo la mayoría de sus militantes y cargos electos por el crecimiento de VOX, le ha llevado a Pablo Casado a equivocarse de enemigo: su estigmatización y demonización a 4 millones de españoles no le saldrá gratis.

Frente a la zozobra y desesperación que ha mostrado el líder del PP, nosotros no actuaremos de la misma manera, por eso daremos tranquilidad a los españoles allí donde hemos facilitado los Gobiernos de Madrid, Murcia y Andalucía. Recordemos que gracias a VOX se pudo echar Susana Díaz de la Junta después de 40 años de corrupción del PSOE.

VOX tenía una responsabilidad de reequilibrio político, porque ante una izquierda convertida en extrema izquierda, ante un nacionalismo moderado (si lo había) convertido en separatismo golpista, y ante un PP rendido al consenso progre que había dejado Zapatero, VOX llega para dar voz a millones de españoles que se encontraban huérfanos y a ensanchar la posibilidad de una alternativa real. Ahora nos quedamos solos, que visto lo visto, mejor solos que mal acompañados, lo que me hace reflexionar y pensar en el lema ¡Santiago y cierra, España! perteneciente a la tradición cultural española inspirado en un grito de guerra pronunciado por las tropas cristianas durante la Reconquista, y en la batalla de las Navas de Tolosa, punto culminante de la Reconquista e inicio de la decadencia musulmana en la Península Ibérica. Hoy, como entonces, queda mucho por reconquistar.

Ah, y por cierto, que no se me olvide: Pablo, tú no estás a favor de la vida, durante el mandato de Mariano Rajoy desde 2011 a 2018 se produjeron en España más de 700.000 abortos. (datos Mscbs.gob).

——
(*) Diputado nacional de VOX
por Segovia.