“Salid y difrutad”

En el mundo del deporte hay entrenadores de todos los estilos y maneras, hasta los que utilizan los gritos, para motivar. Creo que más de uno debería reflexionar que toda comunicación deberá ser terapéutica, teniendo la obligación y el deber de no convertirse en tóxica.

El lenguaje es un automatismo y por ello debemos tomar conciencia de cómo nos hablamos y cómo nos hablan, qué lenguaje y palabras se utilizan y del efecto que surgen en nuestras emociones las frases que nos dicen.

Trabajar el compañerismo y velar por la confianza individual son dos factores que dependerán del entrenador. Cuando nuestros jugadores, nos dan a entender que están con la mentalidad de sentir la imposibilidad de ganar, porque hemos notado de antemano unas mentes llenas de obstáculos y dificultades, solo depende del entrenador cambiar esas percepciones de confianza. Nada es imposible.

Cuántas enseñanzas aporto el entrenador del FC Barcelona, Saras Jasikevicius, en la última Copa de baloncesto. Quién diría que después de la bronca, continua, del primer tiempo por el mal juego, acostumbrados a ellas cuando las merecíamos, decía Mirotic, lo que nos encontramos en el descanso es un tipo calmado y con confianza en el equipo. Era una final y todo el mundo quería ganar. Sus primeras palabras fueron, “jugad vuestro baloncesto y disfrutaremos todos”, “Salid y disfrutad”. Estas palabras y como las dijo, lo cambiaron todo.

Saras suelta gritos y hace ademanes que a veces asustan a los que no le conocen. Sus palabras mágicas son: “sin mentalidad ganadora no se puede competir”. Saras siempre comenta todo lo que le enseñó, Johan Cruyff sobre la gestión de grupos mientras jugaban al golf.