Sacrificio

Están comenzando las competiciones deportivas, y sacrificio es una palabra que va unida a las diferentes disciplinas. Cuando en los Juegos Olímpicos recientemente finalizados se entrevistaba a los deportistas que habían obtenido medalla, un sentimiento común era que todos los sacrificios habían merecido la pena. La medalla les compensaba los duros entrenamientos, el estar lejos de la familia y amigos… pero a veces el sacrificio no se traduce en éxito, las victorias no están aseguradas a pesar de realizar en cada entrenamiento un duro trabajo.

Esto no quiere decir que tengamos que abandonar, si disfrutas con lo que haces debemos entender que el fracaso es una parte del deporte. De hecho, en general se pierde más que se gana. Si dejamos de sacrificarnos entonces si será segura la derrota. Algunos de nuestros deportistas olímpicos han necesitado años para lograr un triunfo importante.

Vivimos en la sociedad de la inmediatez, todo lo queremos rápido y a veces si no llega, abandonamos. Cuando se practica deporte se debe tener claro que no hay atajos que valgan, es necesario trabajar y esforzarse cada día.

El sacrificio deportivo conlleva ser constantes en los entrenamientos y nunca dejar de intentarlo porque en ese momento es seguro que has fracasado. Hablar de sacrificio no es solo hablar de deporte de élite, este es necesario para todos, en cada etapa deportiva exigirá un nivel diferente.
Todos los grandes deportistas empezaron de cero, y sino hubiesen sido persistentes no habrían llegado a alcanzar sus metas. Deseo el mejor año para todos los que practican deporte y actividad física.