Rubén Arnanz – Mentiras gluten free

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, centeno, avena, cebada, escanda, malta o espelta y brinda propiedades de elasticidad y volumen a los panes y masas horneadas. Sin embargo, existen posturas divididas entre los beneficios y mentiras que conllevan a su consumo. Hasta hace un tiempo, dejar de consumir gluten era exclusivo de las personas celiacas, caracterizada por la inflamación en la mucosa del intestino delgado, lo que dificulta la absorción de nutrientes. La inquietud y las ganas de aprender probablemente me hayan llevado a descubrir situaciones excepcionales. Convivir con una persona celiaca, también.

Recientemente, mientras horneaba pan sin gluten, leía un estudio sobre España yEstados Unidos, en el que 1 de cada 100 personas era celiaca, a lo que podríamos añadir los intolerantes y los casos no diagnosticados. Por otra parte, encuestas recientes afirman que 1 de cada 3 personas estaría dispuesta a eliminar el gluten de su dieta. Pudiera ser que los managers anti gluten hayan cambiado su médico por su blogger de cabecera. ¿Cuáles son las cifras del negocio?

En cuanto a la manipulación genética del cereal para favorecer su producción masiva y rendimiento con fines industriales, pudiera haber provocado que el cuerpo humano no haya asimilado en tan poco tiempo una adaptación que hubiera implicado naturalmente el paso de siglos. ¿No teníamos que dejar el campo mejor de cómo nos lo hemos encontrado?

Todo malvado debiera dar miedo, y el gluten, en muchos casos, es el malo de la película relacionando el consumo de cereales con todo tipo de enfermedades, en su mayoría derivadas de personas expuestas a mucha información sin contrastar, dando lugar a percibir falsos síntomas mentales ¿Es el miedo la nueva enfermedad?

Sin ser celiaco diagnosticado, coincido con varios nutricionistas que eliminando el gluten de forma permanente nos podemos volver intolerantes a la proteína. Es cuándo empiezan los problemas con la dieta y las consecuencias colaterales de los efectos derivados de tomar la decisión sin un diagnóstico médico, como es el aumento del consumo de azúcares y grasas entre otros. ¿Preferimos otros diagnósticos? ¿Quién dice que es la mejor manera de adelgazar?

Según el libro de Alan Levinovitz titulado ‘La mentira del gluten’, afirma que las curas milagrosas no existen y cuestiona falsas dietas como armas de la mala ciencia ¿Respuestas fáciles a problemas complejos?

En cambio, Miley Cyrus se atrevió con el siguiente tweet: “todos deberíamos evitar el gluten durante una semana, el cambio en tu piel, en tu salud física y mental es asombroso”. ¿Seguro que fue por el gluten?

Otro charlatán cuyo nombre no quiero acordarme, dijo que “satanizar la comida puede contribuir al desarrollo de desórdenes alimentarios”.

Concluyendo, existen muy buenos profesionales a quienes poder consultar un diagnóstico, no sea que las migas de las pajas mentales, puedan contener alguna traza.