Jaque al Rey

El veto del Gobierno social-comunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias al Rey Felipe VI en la entrega de despachos a jueces en la sede de la Escuela Judicial en Barcelona, ha provocado una gran revuelo entre los integrantes del Consejo General del Poder Judicial que preside Carlos Lesmes.

Este nuevo insulto al Rey Felipe VI y a la monarquía española encierran un objetivo claro: La instauración de una república plurinacional.

Los socios del Gobierno social-comunista, UP, ERC, EH Bildu e incluso hasta el PNV, llevan alentando durante años abiertamente su intención de subvertir el orden constitucional, y Sánchez y sus correligionarios ya no ocultan el objetivo.

Como si de una partida de ajedrez se tratara, la izquierda más radical ha sabido mover bien sus fichas para adentrarse en las instituciones y desde posiciones de privilegio y ante la pasividad, primero de la derechita sumisa y después de la entrega y el blanqueamiento de la izquierda tradicional han conseguido dar ‘jaque al Rey’.

Este jaque al Rey, es un jaque a España y a los españoles, como manifestó nuestro presidente Abascal hace ya un año en su discurso en el acto de Vistalegre Plus Ultra y como avancé en mi artículo de la semana pasada, en la que toda la estrategia de este Gobierno social-comunista consiste como en el juego del ajedrez en finalizar con ‘jaque mate’.

La izquierda quiere reescribir la historia como siempre, a su modo y a su manera y enfrentar a unos contra otros.

En tiempos de manipulación histórica es bueno recordar que la victoria de la derecha española en 1933 provocó que la izquierda más radical y violenta no aceptara, por miedo a una monarquía el resultado de las urnas. Por ello presionó al entonces presidente Niceto Alcalá Zamora para que ordenara un cambio de Gobierno al margen de la legalidad. Luego el PSOE, con Largo Caballero a la cabeza, se uniría al golpe de Asturias de octubre de 1934. Sí, el PSOE alentando un golpe contra la Segunda República.

Pero en 1975 llega la restauración monárquica con el nombramiento de Don Juan Carlos I como Rey de España, y con él al frente del Estado el país se transformó en una democracia plena. Si en 1931 la monarquía fue ‘el problema’, en 1975 fue la solución.

Y si tenemos la solución ¿Por qué queremos cambiarla? Porque como ha dicho Pablo Iglesias al estilo Chávez, su intención es que la oposición no vuelva a formar parte ni del Consejo de Ministros, ni del Gobierno, y para ello todo pasa por derrocar a nuestro Rey Felipe VI, instaurar una República chavista y perpetuarse en el poder.
——
(*) Diputado de VOX por Segovia.