Riesgos de las S.A.D.

76

Aunque el deporte es toda aquella actividad física que se somete a un reglamento y busca el rendimiento competitivo, sus estructuras organizativas varían dependiendo del nivel de exigencia donde se participe. Así, el llamado deporte profesional se ha puesto como referente en la manera de gestionar sus recursos, con sus luces y sombras. Por un lado, se mejora su divulgación y difusión, además de ser un buen caladero recaudatorio de empresas que buscan ampliar sus redes comerciales, así como permite tener seguidores por todo el mundo. Por otro, se paga por ver los partidos y se aleja al espectador de las instalaciones deportivas por la facilidad en acceder a cualquier retransmisión televisiva.

En cierto modo, la transición de Club Deportivo a Sociedad Anónima Deportiva (SAD) también presenta la misma dicotomía. Por un lado, la transformación en SAD tiene su fundamento en el control y la gestión económico-financiera del patrimonio de que dispone. Por otro, se facilita una ampliación de capital que permitirá abordar objetivos deportivos más elevados.

Precisamente esta conjunción de intereses es la que hará posible la viabilidad del proyecto. Mediante las auditorías semestrales y anuales a las que se someten las SAD se garantiza su control presupuestario. También se limita la posesión de acciones a toda persona física o jurídica a un máximo del 25%, para no acaparar en pocas manos todo el poder de la Sociedad. Sin embargo, la realidad ofrece situaciones irritantes para los aficionados. Propietarios mayoritarios que no saben o no les interesa el fútbol como deporte o especuladores, llámese representantes, que usan el Club para hacer transacciones económicas con los deportistas.

Entiendo el debate que los socios de la S.D. Gimnástica Segovia se plantean tras la solicitud que ha hecho la actual junta directiva para transformar el club en SAD. Hay pros y contras. Sin embargo, la búsqueda de los beneficios deportivos o económicos no deben hacer perder las señas de identidad ganadas a lo largo de más de 80 años de existencia.