Resistir y disfrutar

Al comenzar una temporada, lo primero que se plantea cualquier deportista o club es marcarse un objetivo principal; después, con la competición en marcha, van surgiendo otros según los resultados obtenidos, las lesiones u otras circunstancias no controlables. Supongo que el propósito para el C.D. Claret en la liga EBA de baloncesto era intentar mantenerse en esta categoría.

Como equipo joven y novel que es, tanto la directiva como los jugadores y entrenadores entiendo que tenían claro que la tarea era harto difícil de conseguir, pero que por trabajo e implicación no iba a quedar. El equipo se fundamenta en una generación de buenos jugadores segovianos que llevan demostrando un gran nivel desde las categorías de formación, más dos pívots foráneos que ayudan tanto en las labores defensivas como ofensivas. Las causalidades en forma de lesión de uno de ellos y el fichaje por un equipo madrileño del otro parecen haber dado al traste con las remotas posibilidades de salvar la categoría. Sin embargo, en lugar de dar un paso adelante para redoblar los esfuerzos, se echan balones fuera y se piden refuerzos. La directiva alega falta de recursos económicos y salta todo por los aires.

baloncesto claret
Moisés Martínez, durante el encuentro que jugó el CD Claret Innoporc con el Porriño en el Teodosio./ NEREA LLORENTE

Los entrenadores no asumen el reto y dejan al equipo sin dirección técnica y algunos jugadores deciden no continuar por diferentes razones. El resultado de esta situación es que menos de la mitad de la plantilla mantiene su compromiso inicial, ayudados por algunos miembros del equipo provincial para poder seguir disputando los partidos y cumplir con el objetivo inicial

Ante las adversidades solo se pide resistir. Pero fundamentalmente disfrutar de la experiencia de competir en una liga como la EBA. A veces el tren sólo pasa una vez, no hay que dejarlo pasar.