Religión climática

Según los expertos actualmente el planeta está padeciendo un calentamiento global por culpa de la acción humana, debido fundamentalmente a la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas.

En los últimos 800.000 años las concentraciones de CO2 en la atmósfera nunca habían alcanzado las 300 ppm (partes por millón), superándose esa cifra por primera vez en 1.950 llegando a los 408 ppm actuales.

Pero curiosamente en la época del Mesozoico (época de los dinosaurios, entre los 250 y 66 millones de años) la concentración de CO2 era de 2.000 ppm, es decir, cinco veces superior a la actual, siendo el Jurásico la mejor época. Los dinosaurios sobrevivieron 150 millones de años y no fue el cambio climático lo que les extinguió, sino la caída de un asteroide.

Hoy, los incendios forestales, además de provocar la deforestación y la pérdida de hábitats, son también los responsables del 20% de las emisiones de dióxido de carbono que se producen como consecuencia de las actividades humanas. Esto significa que, si se destinara el suficiente dinero a la prevención de incendios, estaríamos en unas concentraciones de CO2 cerca de los 300 ppm, y dentro de lo que podríamos llamar normalidad climática.

Pero el Gobierno obsesionado con la Agenda 2030, esa en la que no tendrás nada pero serás feliz, y encargada de promover hasta la saciedad una nueva religión climática, ha destinado el año pasado sólo el 0,002 % del total de la partida presupuestaria para la prevención de incendios. Sin embargo, ante la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático número 26) Sánchez anunció el compromiso de aumentar un 50% su aportación al Fondo Verde del Clima hasta llegar a los 1.350 millones de euros anuales.

El Gobierno de España miente al decir que la culpa de los incendios es del cambio climático, cuando la testaruda realidad demuestra que el 96 % de los incendios son provocados por el hombre, entre negligencias e intencionados.

Cierto es que las altas temperaturas y la sequía ayudan a su propagación, pero no está de menos señalar que son las políticas del bipartidismo y de Bruselas las que están provocando esta situación, ya que las políticas agrarias realizadas hasta la fecha están acabando poco a poco con uno de los pilares de la prevención: el pastoreo. La presencia de ganado en el monte mejora la fertilidad del suelo, controla el crecimiento de la vegetación y compartimenta el paisaje manteniendo unas zonas densas y otras abiertas, además de contribuir a la conservación de los puntos de agua y cortafuegos entre otros muchos beneficios. Pero la excesiva burocracia y unos criterios sanitarios completamente inalcanzables para la ganadería extensiva están poco a poco acabando con ello.

Otra falacia más es que los incendios que se están produciendo este verano se deban al cambio climático, ya que en los años 1978, 1985, 1989 y 1994 se superaron la barrera de las 400.000 hectáreas quemadas, bastante más que en estos últimos años, en los que el cambio climático no abría todos los telediarios.

Pero Vox, con nuestras consejerías de Castilla y León, cumple con los castellanos y leoneses. Desde la de Empleo dotaremos de 5 millones de euros para contratar a desempleados que quieran limpiar los bosques y prevenir los incendios. Desde la Consejería de Agricultura se promocionará la regeneración de pastos y de la ganadería extensiva como herramientas fundamentales para la prevención de incendios; y desde la de Cultura se organizará un gran concierto benéfico en Zamora en otoño con artistas de primera línea para ayudar a los más perjudicados por el fuego. No obstante, se seguirán sumando otras más.

——
(*) Diputado de Vox por Segovia.

Rodrigo Jiménez Revuelta (*) Diputado de Vox por Segovia.
Rodrigo Jiménez Revuelta
Diputado de Vox por Segovia | Ver más artículos

Rodrigo Jiménez Revuelta es Diputado por Segovia en el Congreso. Nacido el 23 de octubre de 1972, lleva afiliado a VOX desde 2015.