Recursos y habilidades

La abundancia de recursos, por lo general, facilita la consecución de los objetivos. Disponer de dinero, (tangible), jugadores (recursos humanos) y conseguir una buena armonía en el vestuario y motivación de los jugadores (recursos intangibles), facilita mucho las cosas, sin duda. Por eso el Real Madrid, principalmente por la abundancia de dinero, pero también por su prestigio y la gestión correcta que por lo visto hace de sus intangibles, suele ser tan competitivo.

Sin embargo, no siempre la disponibilidad de recursos facilita la consecución de los objetivos. Ahí entran en juego las habilidades de los gestores; lo que son capaces de hacer con los recursos que tienen. A veces, incluso, nadar en la abundancia te hace perder el foco, como hizo el Barça con la lluvia de millones que generó con el indeseado traspaso de Neymar al PSG. (Debe ser por eso por lo que algunos políticos nos fríen a impuestos: como no son capaces de gestionar bien, se creen que lo que necesitan son más recursos…).

Hay casos ejemplares en la historia del deporte -tomen nota esos políticos- en los que, con escasos recursos se consiguen resultados superiores a los objetivos inicialmente planteados. Por recordar algunos casos, cito la Premier que ganó el Leicester de Ranieri, la Liga ACB del Manresa de Creus, o el Wimbledon de Ivanisevic accediendo al torneo con una Wildcard.

Aquí, por supuesto, tiene mucho que ver la habilidad y son los casos que de verdad tienen mérito. Que gane la Liga ACB el Madrid entra dentro de lo lógico; que la gane el Manresa… sabe mucho mejor, aunque solo sea una.

Del mismo modo, en las peores circunstancias es necesario seguir peleando porque nunca sabes qué oportunidad estás dejando escapar si renuncias.