Realidad paralela: encuentros en la tercera fase

Confieso la enorme preocupación que me produce conocer diariamente los datos de contagios y fallecidos en Segovia por Covid-19, que como un goteo constante en los últimos días, golpea con severidad la realidad que vivimos. Recuerdo nítidamente a Pablo Casado en tribuna, exigiendo “salvar la Navidad” o a Fernández Mañueco diciendo lo propio en las Cortes. ¿Recuerdan verdad? ¿Y ahora?

Pido a los segovianos una vez más, sensatez, cumplir los criterios y recomendaciones sanitarias, evitar al máximo los contagios y que nuestro hospital se colapse. Es por el bien de todos, el virus es inflexible.

El drama de tantas familias afectadas y los efectos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia, parece para algunos que es su única forma de llamar la atención, atacar al gobierno o de justificar su actividad política. No les importa nada. Me produce verdadera lástima y rechazo absoluto. ¡Qué pobreza política!

Analizo la situación y compruebo que la derecha en nuestro país intenta que vivamos en su “realidad paralela”. Pongo algún ejemplo. Después del episodio meteorológico de la ya famosa borrasca ‘Filomena’, donde ha quedado de manifiesto su falta de planificación, la implantación de un plan de respuesta extraordinario, la incapacidad de gestión en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, que diez días después siguen con enormes problemas de movilidad, basuras por las calles, etc. Pidiendo medios y criticando al Gobierno de España, que moviliza la UME, las BRIF y otros, pero sin movilizar a los suyos propios, como los bomberos forestales de la Comunidad y todo sigue en nefastas condiciones. Claro, si hace poco el “primo de Rajoy” negaba el cambio climático, que vamos a pedir ahora. Sólo alimentan la crispación, ninguna medida.

Pero como al estilo de los “encuentros en la tercera fase”, Almeida valora los daños en Madrid el doble de los daños del terremoto de Lorca y después aparece Casado y pide que los fondos europeos de reconstrucción sean utilizados para los daños de la nevada, desconociendo que no es posible, pero eso sí, después de manchar una pala de nieve para hacerse una foto. Viven en una realidad paralela y vacilan a los sacrificados ciudadanos. No creen que es una falta de respeto, para tantas ciudades y poblaciones que sufren de forma habitual los episodios meteorológicos adversos, como Segovia. La gente pide unión.

Pero esos encuentros en la 3ª fase, de película y de pandemia, cerraron el ciclo, con la rebelión del Gobierno de Fernández Mañueco en Castilla y León, en contra del ordenamiento jurídico, decretando una restricción de la movilidad desde las 20 horas. Sin valorar que se puede pedir y estudiar como medida para combatir al virus ¿se imaginan si esa medida la toma Cataluña? Pues que pedirían la aplicación del Artículo 155 de la Constitución, como mínimo. Sí, viven en una realidad paralela.


(*) Diputado nacional del PSOE por Segovia.