Raquel García – Libertad de opinión

115

A lo largo del verano se ha venido hablando sobre la posibilidad de la conversión de la Gimnástica en SAD. Pienso que cada uno puede tener su opinión sobre este tema y libertad para poder expresarla siempre dentro del marco del respeto. Después serán los socios los que determinen el camino que creen que será el mejor para el futuro de la entidad.

Yo no soy socia pero dentro de mi libertad de opinión creo que si la intención de los socios es que el club siga creciendo es muy difícil hacerlo solo con sus cuotas o con las aportaciones de pequeñas empresas. Pero como he señalado los socios deciden. Lo que nunca podré entender y pienso que no dice nada bueno de algunos socios es la presión mediática que han ejercido contra determinadas personas y sobre una empresa que lo que pretenden es buscar lo que suponen es mejor para esta entidad.

Una empresa que va a poner su dinero y su nombre. No quiero imaginar a esos socios en otros aspectos de sus vidas. Que harán esos socios si los resultados no son buenos, tan deportivos como económicos, ¿Aportarán soluciones, colaborarán para revertir la situación? O simplemente criticarán a los que en ese momento se encuentren al frente de la entidad. Nunca entenderé que se amenace o insulte por mantener opiniones divergentes. Imagino que para tratar este tema se realizaría una votación y la opinión mayoritaria sería la que prevaleciese.

Hablamos de los valores del deporte muchas veces, los socios de un club también son responsables de mantener estos valores. Si a alguno de los socios no comparte el resultado que la mayoría ha determinado tiene dos opciones asumirlo o abandonar. En este caso han triunfado los más radicales y es una pena que la mayoría de socios no hayan podido dar su opinión sobre este tema de un modo democrático. No conozco el número de socios que se oponían al proyecto, quizás para haberlo parado fueran una mayoría, pero si no es así no deberían haber triunfado los más radicales.