¿Quién te defiende?

Cuando Sánchez, en menos de 48 horas, después de los resultados de las elecciones del 10-N se echó en brazos de Pablo Iglesias secretario general de Podemos, desde Vox manifestamos nuestro rechazo al abrazo con el comunismo bolivariano. Después vendrían los acuerdos con los separatistas y con el brazo político de ETA, EH Bildu, este último socio preferente de Sánchez, con el que intercambia presos por presupuestos.

Vox es el único partido que desde el inicio de la legislatura ha mostrado su rechazo y distancia infinita con este Gobierno de la ruina y de la miseria moral y económica. Otros, en cambio, se han dedicado a apoyar e intercambiarse puestos en el Tribunal de Cuentas, en el Tribunal Constitucional, RTVE y en el Defensor del Pueblo, y a punto han estado de hacerlo en el CGPJ. Sobre este último veremos qué sucede.

Vox presentó hace dos años una moción de censura para echar a Sánchez de la Moncloa, y lo que único que recibió fue el voto en contra de 298 “amiguetes” que manifestaron su apoyo a Sánchez.

Hoy, después de que Sánchez haya comunicado su intención de modificar el código penal para favorecer los delitos de sedición y malversación, CS y PP se echan las manos a la cabeza y manifiestan su oposición. El primero, manifestando que es necesaria una moción de censura, y el segundo, prometiendo que cuando llegue al Gobierno derogará la rebaja de las penas para los delitos de sedición y malversación, como si estuviera seguro de que ganará las elecciones.

Por el contrario, Vox defiende una moción de censura conjunta con los partidos constitucionalistas (el PSOE dejó de serlo hace mucho tiempo), que sirva de esperanza para millones de españoles, que nos piden acciones ya, no mañana. Lo vemos a diario: existe un clamor popular contra este Gobierno, y Vox no quiere ningún protagonismo, ni en las manifestaciones de las próximas semanas, ni en la propuesta de una moción de censura. No tenemos inconveniente en hacerlo conjuntamente.

De manera un tanto sorprendente Feijoó ha manifiestado que no van a combatir con radicalismo, y lo dice de un Gobierno que está encamado con Bildu y ERC. Llamar radicalismo a una moción de censura (herramienta constitucional) para defender el estado de derecho es cuanto menos imprudente y, desde luego, falso. Radicalismo podrían ser las medidas adoptadas por el señor Feijoó en Galicia en plena pandemia y que luego el Tribunal Constitucional tumbó gracias a los recursos presentados por Vox.

Observamos que últimamente el PP se equivoca bastante con mensajes plagados de lugares comunes y la abundancia de frases huecas.

Prueba de ello es que Feijoó nos dice que cuando el gobierne recuperará el delito de sedición, ¿pero con quién? ¿con el PNV, que además va a tipificar de nuevo el referéndum ilegal? Fue Aznar el que tipificó el delito de referéndum ilegal contra ibarretxe, posteriormente Zapatero lo abolió y Rajoy con mayoría absoluta no lo recuperó. El señor Feijoó, ¿con quién va hacer esto? ¿con el PNV con el que dice que tiene más cosas en común que con VOX? Y lo dice porque VOX está en contra del estado autonómico, como si el PNV no lo estuviera.

El PP tiene un lio monumental, esto no es Galicia, esto es otra cosa diferente, son los intereses de un país entero, no de una región muy particular. El PP tiene que elegir, si elige el modelo acertado de Castilla y León o si elige el modelo de Ceuta en el que pacta con el PSOE y demoniza a Vox, en el que por cierto se nombró persona non grata a Santiago Abascal.

Ante esta situación insostenible de un Gobierno que defiende a sediciosos y malversadores y ahora beneficia los violadores, y ante una oposición tibia sin rumbo, yo pregunto: ¿quién crees que te defiende?
——
(*) Diputado Nacional de Vox por Segovia.

Rodrigo Jiménez Revuelta (*) Diputado de Vox por Segovia.
Rodrigo Jiménez Revuelta
Diputado de Vox por Segovia | Ver más artículos

Rodrigo Jiménez Revuelta es Diputado por Segovia en el Congreso. Nacido el 23 de octubre de 1972, lleva afiliado a VOX desde 2015.