Queda camino por recorrer

Para conseguir igualdad en el deporte a mujeres y hombres, en todas sus facetas, hay que contar con las casuísticas que esto conlleva y requiere seguir paso a paso. Que se sigue clamando hoy por la igualdad y un reconocimiento justo, es una realidad que los tiempos no corren vuelan y van ganando terreno y rompiendo barreras también. No hay que desesperar ni tampoco perder la cabeza porque se esta en el inicio y los pasos a dar deben de ser firmes y seguros, no como decía una famosa cantante, “Igualando los sueldos con lo de los jugadores de futbol, se arregla”.

Se sigue clamando por la igualdad desde hace 50 años y una de sus primeras figuras fue Carmen Valero, que ejerció de verdadera pionera en una sociedad que consideraba sin acceso a la mujer, más que para la vida familiar, criar hijos y cuidar de ellos.

Carmen rompe barreras y se convierte en la primera estrella femenina del atletismo español. Con 13 años es seleccionada por sus grandes cualidades en una época en la que las mujeres lo tenían socialmente todo en contra. Fue la primera en participar en los Juegos Olímpicos, en Montreal. Siempre fue de la mano de Josep Molins plusmarquista español y olímpico en Roma 60. Un personaje que conocí en Barcelona en una reunión, con motivo del Cross de las Naciones.

Nadie como Carmen supo lo que era sentirse discriminada. En una reunión tuvo que oír de un directivo de la Federación la frase “porque vosotras, culonas y pechugonas no servís”. Al año siguiente gano el Cross, espetándole en su cara al recoger el trofeo: “Mamarracho, ¿y ahora qué?”