Por un latido

De la mano de mis padres vine a este mundo hace 50 años. A ellos les agradezco enormemente su esfuerzo por haberme traído al mundo, simplemente por haberme dado la vida.

Un dato que podría ser insignificante, si no fuera porque mi madre con 23 años tenía cuatro hijos. El esfuerzo y el sacrificio que tuvieron que hacer mis padres para sacarnos adelante fue ímprobo. Luego, vendrían dos hermanos más.

Una situación, la de mis padres, tremendamente difícil, como la que estoy seguro tuvieron que padecer tantos padres de entonces y también de ahora que decidieron traer hijos al mundo.
Hoy, esos abuelos merecen un reconocimiento sincero, por su valentía, pundonor, esfuerzo, sacrificio y dedicación para sacar a sus hijos adelante.

Ellos decidieron apostar y defender la cultura de la vida, mientras que hoy, sin embargo, después de 50 años, la clase política ha impuesto -vía BOE- la cultura de la muerte. ¿Somos conscientes de ello?

Estas políticas contra los más indefensos se han plasmado en leyes como la del aborto, aprobada en el Congreso y debatida estos días en el Senado. Con este proyecto el Gobierno saca adelante una ley que permitirá a las jóvenes de 16 y 17 años abortar sin el consentimiento paterno y eliminará los tres días de reflexión antes de someterse a un aborto.

Por el contrario, en Castilla y León, dentro del acuerdo del gobierno de coalición entre VOX y el PP, se impulsaron -gracias a VOX- unas medidas de ayuda a la natalidad y a la familia.
Por eso, hace unas semanas el vicepresidente de Castilla y León, Juan García Gallardo -acompañado del portavoz del PP- anunció unas medidas para las mujeres que vayan a ser madres y que lo precisen o lo soliciten, que consistían en la elaboración e implantación de un protocolo de latido fetal dentro de la atención programada en el primer trimestre. Este protocolo consiste en la posibilidad de que las mujeres gestantes escuchen el latido cardíaco del bebé y se hagan una ecografía 4D.

Precisamente por ello, por un latido y una ecografía, todos los satélites mediáticos de la izquierda -y no sólo de la izquierda- se lanzaron contra VOX haciendo una campaña de difamación, llegando incluso el Gobierno de la nación a advertir de la posibilidad de aplicar medidas sancionadoras.

Pues bien, todo ha quedado aclarado. Esta semana en el Senado el PP se ha asegurado de que Vox no pueda volver a proponer una medida como la que se va a aplicar en Castilla y León. En concreto, el PP votó a favor de una enmienda del PSOE en la tramitación de la nueva ley abortista del PSOE.

Nuestro secretario general, Ignacio Garriga, ya ha anunciado que ese protocolo va a salir adelante, pues estamos presionando con la mayor celeridad para que salga escrita la orden a los médicos y centros sanitarios.

Nunca un latido causó tanto terror a quienes niegan el derecho a la vida. Nosotros sí lo defendemos, como demostramos a diario en el Gobierno de Castilla y León. Nuestro compromiso es firme porque decimos lo que hacemos mostrando a España entera que defendiendo la vida y fomentado la natalidad se construyen sociedades fuertes.