Plataforma en Defensa del Hospital Policlínico – Coronavirus

1395

La Plataforma en Defensa del Hospital Policlínico de Segovia se dirige nuestros diputados, los señores Postigo, Aceves y Jiménez, para instarles una vez más, a que unan sus fuerzas para reclamar del Gobierno Central soluciones al grave problema sanitario que está sufriendo Segovia, problema que llevamos arrastrando desde hace décadas, y que se ha puesto de manifiesto de forma palmaria con la actual crisis provocada por la epidemia del coronavirus.

Llevamos días expectantes confiando en la intervención de nuestros representantes políticos, que son los que tienen la obligación de poner los medios para proteger a la población. Pensábamos que, a pesar de que han estado negando durante años que nuestra provincia estuviera necesitada de un segundo hospital, resistiéndose a admitir que el cierre del Hospital Policlínico fue un error, ahora no podrían por menos que denunciar la gravísima situación por la que atraviesan los segovianos y solicitar la ayuda de las instituciones correspondientes.

No sólo no está siendo así, sino que vemos con estupor que quien sí se está haciendo oír en cadenas y medios nacionales es el alcalde de Soria, que está denunciando activamente los problemas de esta provincia. Decimos con estupor porque, aunque no dudamos de que esa provincia esté pasando también por dificultades, lo cierto es que el punto de partida de Soria es sensiblemente mejor que el de Segovia, ya que tiene una tasa de 4,2 camas por cada 1.000 habitantes, mientras que la ratio de Segovia es de 2,4 camas por cada 1.000 habitantes, frente a las 3,9 de media en Castilla y León. Señores, no es lo mismo.

Segovia, con las cifras oficiales que constan a día de hoy, tiene una tasa de 52,89 fallecidos por 100.000 habitantes, muy cercana a la de Madrid, con 54,08 por 100.000 habitantes; muy lejos de la de Valladolid, que en esta misma fecha es de 17,13. Y no es porque tengamos más población contagiada, sino porque tenemos muchos menos medios para tratarla. No es lo mismo, señores diputados.

Y qué decir en cuanto al fiasco del hospital de campaña tan esperado, otra decepción más. Qué vergüenza, un hospital anunciado a bombo y platillo, y sin la más mínima dotación material ni de personal. Eso no ha sido un logro, ha sido un ridículo espantoso en el peor momento posible. Además, eso que han montado en Segovia no es un hospital de campaña del siglo XXI, como los que estamos viendo en IFEMA, en pabellones deportivos y en otros sitios cubiertos, sino algo más parecido a lo que podría ser un hospital de trinchera de la guerra. Eso sí, la Consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León se ha montado en Valladolid, repetimos, con una tasa de 17,13 fallecidos por 100.000 habitantes, un estupendo hospital de campaña de los de verdad. Muchos van a tener que responder de muchas cosas.

Señores diputados: pónganse las pilas. Muevan lo que haga falta para que lleguen las ayudas a Segovia. Gánense el sueldo que están recibiendo desde que obtuvieron su nombramiento.

No podemos terminar sin exigirles que, ya sin ningún tipo de excusa, adopten de forma coordinada las medidas que sean necesarias para conseguir poner en marcha el proyecto de rehabilitación del Hospital Policlínico, que, de haberse acometido en su momento, nos habría proporcionado 120 camas de hospitalización de las que ahora estamos mendigando, y en torno a 200-250 puestos de trabajo de diferentes especialidades que, de existir actualmente, estarían arrimando el hombro.

Creo que la ocasión merece que aparquen sus intereses partidistas y luchen juntos, por una vez, por el bien y la supervivencia de la provincia a la que representan.