Entender a los Estados Unidos es complejo. Posiblemente un europeo no sería capaz de comprender la sociología de un país diverso si se empeñara en hacer un análisis global, y no territorio por territorio; cuanto más si lo que pretende es definir el perfil psicológico del votante americano. No es lo mismo vivir en Massachussetts, que en cualquier ciudad de Florida, Texas o Viriginia. No es lo mismo ser un ciudadano de Manhattan que de Brooklyn; tampoco lo es ser un latino de dos generaciones en Miami que aquel que malvive en New York recién llegado de México. Ni el wise guy que representa Donald Trump que la reminiscencia wasp que todavía subsiste en los genes de un abogado de Boston. [ + ]

Alexis de Tocqueville escribió un magnífico libro: ‘La democracia en América’. Elogiaba el juego de equilibrios constitucionales que había dotado al país de una solidez democrática, aunque no dudaba en señalar algunas de sus amenazas y debilidades. Entre las primeras destacaba el peligro de cierto despotismo suave en aquel presidente que no contara con el control y el contrapeso de una Cámara fuerte, como lo es hoy el Senado. [ + ]

Las elecciones de 1960 fueron extraordinariamente reñidas. No se había conocido nada igual desde 1916; fueron mínimas las diferencias en voto popular y en delegados; todavía hoy no está claro si la mano o el bolsillo de Joe Kennedy hicieron de las suyas. Es en lo que confiaba la editora del New York Times, Turner Catledge, ante el anuncio de su periódico de que era John F. Kennedy frente a Nixon el presidente elegido. [ + ]

Agosto de 1987. El senador Joe Biden (Pensilvania, 1942) hace una intervención en el Caucus de Iowa. Pretende la nominación del Partido Demócrata para optar a la presidencia de EE.UU. Tiene como rival más destacado a Michael Dukakis, gobernador de Massachusetts. El senador se pregunta: “¿Por qué Joe Biden es el primero de su familia que ha ido a la Universidad? (…) Mis antepasados, mineros de Pensilvania, no eran débiles: tras doce horas de trabajo jugaban al fútbol otras cuatro”. [ + ]

Lo objetivo es una entelequia. Y lo digo cuando el matiz en la toma de posición empieza a ser signo de sospecha; cuando hay que refugiarse en una adversativa como manera de higiene intelectual. Detrás de cada página en blanco existe una mochila cargada de vivencias, de conocimientos, de experiencias, que trazan y condicionan una determinada manera de contemplar la realidad; la apuesta reside en que intereses espurios, ajenos a ese proceso, no enturbien un análisis sereno y serio, que sea la razón la utilizada como método y se dejen atrás otros factores de índole más irracional. [ + ]

Andará equivocado quien piense que Trump y los trumpistas son unos meros accidentes de la historia. Trump ha perdido estas elecciones por haberse convertido en una caricatura de su figura. Es muy posible que la victoria de Biden le deba mucho a lo que de estentóreo, chulesco y prepotente encierra el personaje que ha ocupado el despacho oval de la Casa Blanca durante cuatro años. [ + ]

Buen arreón ayer el de las Bolsas europeas, y especialmente el de la española, cuyo índice de referencia, el Ibex-35, cerró con una subida del 8,57%; y eso tras haber rozado alzas del 10%. Hay hambre de riesgo. Lo hemos dicho más de una vez: el mercado tiene liquidez suficiente, solo necesita buenas perspectivas de negocio y seguridad. Seguridad sanitaria y seguridad jurídica. [ + ]