No todo es la economía

Uno más de los graves problemas que tenemos con Sánchez, no sólo es que después de la pandemia hemos salido mucho más débiles que antes, mientras que la mayoría de los países de la UE ya recuperaron su anterior situación; ni la inflación al 11,8%. Ni que los precios básicos de la cesta de la compra, de los combustibles o de la luz estén siendo la ruina para todos los españoles. No, este no es el único problema, ya de por sí horroroso. El problema para los españoles es todavía mayor, pues toda España está en venta con tal de seguir en la Moncloa. Y digo que está en venta, porque con tal de lograr su supervivencia, cede ante el chantaje permanente de sus socios, dándoles y cediéndoles lo que le pidan. Indultó a aquellos que atentaron contra la unidad de España; posiblemente llegue a indultar a los condenados por el asunto de los ERE de Andalucía; cederá instalaciones militares pertenecientes al Ministerio de Defensa a BILDU con tal de seguir apoyándole, y ni tan siquiera hace cumplir al Gobierno catalán la Ley de Educación para que todos los alumnos, al menos, reciban un 25% de la educación en castellano.

Ante esta situación, ceder todo y no exigir el cumplimiento de una Ley y consintiendo de buen grado su incumplimiento, ¿qué fuerza moral y legal tendrá para hacer cumplir otras normas de menor rango legal, -de imposible cumplimiento-, en todas las Autonomías, cuando además interfiere en sus competencias? ¿Porqué a unas se les consiente pasar del cumplimento de las leyes nacionales y si las incumplen además se les indulta descaradamente y a otras, si no lo hacen se les sancionará?

Las nuevas medidas para ahorrar energía decretadas en el último Consejo de Ministros, muchas de ellas imposibles de cumplir, sin contar ni negociar con nadie y cuestionables desde el punto de vista de su eficacia, atentan contra la libertad de economía de mercado, ocasionarán graves problemas de seguridad ciudadana, orden, limpieza y bajada de ventas en el comercio, cuando debería ser lo contrario y, si algunas CCAA se negara a implementarlas e incluso cumplirlas, con qué autoridad va a exigir su cumplimiento cuando por otro lado está permitiendo en otras que algunas leyes nacionales se las salten a la torera? ¿Cómo puede pedir que los españoles ahorremos combustible cuando el gasta en sus viajes litros y litros de queroseno de su helicóptero, pudiéndolo hacer en coche o utilizando el Falcon y consintiendo que alguno de sus ministros lo hagan también, cuando los viajes los podían hacer perfectamente en vuelo regular?

Nos manda apagar la luz, subir el aire, bajar la calefacción, quitarse la corbata, pero él sigue usando su helicóptero y su avión y dejando su coche oficial encendido durante horas, para que cuando se suba esté fresquito o calentito? El problema de verdad no es la corbata, es Ud. Sr. Sánchez, que ahoga y asfixia a todos los españoles y que la camisa no nos llegará al cuello dentro de unos meses. En dos años y medio ha conseguido que los trabajadores pierdan casi un 25 % de su poder adquisitivo. La corbata es lo de menos, Ud. Presidente es el nudo que aprieta, que oprime y no deja respirar. Y por eso, cuanto antes se marche mejor.

Jesús Postigo Quintana
Jesús Postigo Quintana
Diputado de PP por Segovia | Ver más artículos

Licenciado en Derecho. Fue presidente de la Cámara de Comercio de Segovia. En 2011 fue candidato del Partido Popular en las elecciones municipales y pese a obtener más votos que Pedro Arahuetes (PSOE) ejerció como portavoz en la oposición en el Ayuntamiento de Segovia.​ En junio de 2016 fue número dos en la lista del PP por Segovia al Congreso, siendo elegido diputado. De nuevo, en las elecciones de noviembre 2019 salió elegido.